Quantcast

La NASA traerá muestras de Marte para su estudio en la tierra

El documento, de 154 páginas, fue preparado por el Equipo de Definición Científica 'Marte 2020' que la NASA nombró en enero para delinear objetivos científicos de la misión. El equipo, compuesto por 19 científicos e ingenieros de universidades y centros de investigación, ha propuesto un concepto de investigación que podría lograr varios objetivos de alta prioridad y convertirse en un paso importante para cumplir el desafío del presidente Barack Obama de enviar seres humanos a Marte en la década de 2030.

«Será un hito crucial en la preparación para la próxima gran misión a Marte», ha explicado el administrador de la NASA John Grunsfeld, quien ha señalado que para este proyecto se va a usar el diseño del rover Curiosity con el fin de minimizar los gastos de la misión y, al mismo tiempo, los riesgos. «Se ofrece un robot que ya se sabe que puede lograr los objetivos de la misión», ha apuntado.

La misión de 2020 propuesta por el equipo de expertos se basa en los logros de Curiosity y otras misiones a Marte (Spirit y Opportunity), junto con la información facilitada por varios orbitadores. Estas investigaciones anteriores confirmaron la historia acuosa del planeta rojo y que las condiciones ambientales en su pasado podrían haber propiciado la vida de microbios.

Para los científicos, que el nuevo rover busque de signos de vida «es el paso lógico». Para ello, según el informe, se usarían instrumentos para el análisis visual, mineralógico y químico a escala microscópica, que permitan comprender el entorno alrededor de su lugar de aterrizaje. También identificará firmas biológicas o las características de las rocas y el suelo, que podrían haber sido formadas biológicamente.

El experto de la NASA Jack Mustard ha señalado que el vehículo portará un nuevo sistema de recogida de muestras con el fin de que de estas puedan ser transportadas hasta la Tierra en una misión posterior. Con Curiosity las muestras recogidas no se conservan, sino que son analizadas en el momento mediante un sistema que porta el propio rover. Así, la nueva misión tiene previsto almacenar un paquete de hasta 31 muestras de núcleos de rocas y tierra.