Quantcast

La Unión Europea prevé endurecer la normativa antitabaco

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo (PE) ha apoyado una versión endurecida de la nueva directiva sobre tabaco y productos derivados, en la que destaca la obligatoriedad de incluir en las cajetillas mensajes de advertencia sanitaria de mayor tamaño.

La comisión ha adoptado el informe sobre la directiva redactado por la eurodiputada progresista británica Linda McAvan, que incluye algunas modificaciones significativas sobre el texto legislativo acordado por los Veintisiete a finales de junio. Entre las enmiendas destaca el aumento del tamaño obligatorio que deberán tener los mensajes de advertencia sanitaria en las cajetillas de tabaco, que deberá equivaler al 75% de la superficie total de cada cara del envase.

Los eurodiputados recuperan así el tamaño inicialmente propuesto por la Comisión Europea para dichos mensajes, después de que el Consejo de Ministros de Sanidad de la UE decidiera rebajarlo hasta el 65% de la superficie de las cajetillas durante la reunión celebrada el pasado 21 de junio en Luxemburgo.

Las advertencias serán una combinación de texto e imágenes disuasorias que muestren los efectos del tabaco en la salud, similares a las ya empleadas en los Estados miembros, entre ellos España, donde actualmente los textos y fotos de advertencia cubren el 50% de las cajetillas (el máximo contemplado por la normativa europea en vigor). La comisión de Sanidad de la Eurocámara también defiende restablecer la prohibición de los cigarrillos 'slim' (delgados) y de las cajetillas con diseños inspirados en productos cosméticos, medidas que fueron descartadas por los ministros europeos debido a las reticencias de algunos países.

Permanecen sin cambios la prohibición de aquellos aditivos y aromas en los cigarrillos y productos derivados que mejoren su sabor y puedan aumentar su atractivo para los jóvenes, como los aromas de mentol, frutas o de chocolate. Estas medidas sobre aroma y empaquetado «son cruciales para impedir que se reclute a una nueva generación de fumadores», afirmó en un comunicado la ponente del informe, quien también destacó que Europa «va con retraso» en legislación antitabaco con respeto a EEUU, Australia o Brasil.

Tampoco se ha modificado la normativa para los cigarrillos electrónicos, que a partir de ahora serán distribuidos en farmacias al igual que otros productos usados en terapias contra el tabaquismo como los chicles o los parches de nicotina.

Política antitabaco

La Plataforma Libre de Humo (EFP), un lobby que agrupa a diferentes asociaciones sanitarias para promover políticas contra el tabaquismo, aplaudió hoy la adopción del informe, que a su juicio «pone el interés público firmemente por encima de los intereses de la industria del tabaco y sus aliados». Las nuevas medidas «garantizarán que el empaquetado y el sabor del tabaco dicen la verdad sobre estos productos mortíferos», afirmó en un comunicado el director del EFP, Florence Berteletti.

El informe con las enmiendas a la propuesta legislativa se votará en la sesión plenaria del Parlamento Europeo de comienzos de septiembre, y a continuación, será negociado con los Veintisiete con vistas a que entre en vigor en 2014.