Quantcast

Fiesta salvaje sin final feliz

Se está convirtiendo en uno de los destinos preferidos de los británicos que viajan en busca de una buena fiesta. ¿La razón? El coste de los vuelos a Riga se ha abaratado tanto que compensa volar y rendirse a la fiesta y los excesos durante toda la noche. Tanto es así que la capital de Letonia cuenta ya con un equipo de policías dedicado exclusivamente a vigilar a estos grupos de juerguistas. Dice Andrejs Aronovs, responsable del equipo, que países como éste se han convertido muy populares en las despedidas de soltero. En este sentido, asegura, «damos la bienvenida a estos turistas pero también tenemos que proteger nuestra ciudad. Hemos visto algunos comportamientos desagradables».

Obviamente, con el aumento del turismo, también ha aumentado la delincuencia. Así, la embajada de Estados Unidos en Riga está adviertiendo a los turistas de los peligros a los que se enfrentan los visitantes extranjeros. En internet, por ejemplo, alertan del precio abusivo de alcohol, con locales que te obligan a pagar cientos de euros por un simple cóctel, y de asaltos a turistas en cajeros automáticos para robarles el dinero. Algunos bares, señalan, «son conocidos por el fraude de tarjetas de crédito, fraudes de extorsión, redes de prostitución y los tipos mafiosos violentos»

Lo mismo sucede con los centros de masaje y los clubes de striptease, donde las mujeres cobran más de 350 euros por quince minutos de baile. La Policía tiene varias denuncias también de hombres a los que una mujer les drogó con la bebida, cayeron inconscientes y al despertar se encontraron sin muchas de sus pertenencias y sin dinero. Lo cuenta uno de ellos: » Me hicieron comprar algunas bebidas caras en el bar. Pero pusieron drogas en ellas. Cuando caí, me trasladaron a otro lugar y se llevaron 1.000 euros de mi cuenta».