Quantcast
viernes, 20 mayo 2022 12:15

Berlín tendrá un monumento a las víctimas de la «eutanasia» de los nazis

BERLÍN (Reuters) – Berlín ha puesto las bases para un monumento en recuerdo a un grupo de víctimas de los nazis largamente olvidados, los cientos de miles de minusválidos físicos y psíquicos asesinados por el régimen de Hitler bajo su programa de «eutanasia».

Un muro de cristal de 30 metros se levantará en el lugar de la antigua sede del programa de «eutanasia» en el corazón de la capital alemana, no lejos del monumento a los seis millones de víctimas judías del Holocausto, inaugurado en 2005, y el que recuerda a medio millón de víctimas gitanas de los nazis, abierto en 2012.

«Examinar los crímenes de los nazis, recordar a las víctimas e informar a las futuras generaciones sigue siendo tarea permanente y una obligación para Alemania», dijo Bernd Neumann, ministro de asuntos culturales, en una ceremonia esta semana.

«Este monumento en nuestra capital envía una señal que condene el odio, la ignorancia y la falta de compasión y promover la tolerancia, la empatía y el respeto a la vida», dijo.

Adolf Hitler no veía lugar para los minusválidos físicos y mentales en su visión de una Alemania «pura racialmente», justo sin ver lugar para los judíos, los sinti y los gitanos y homosexuales.

Los nazis idearon un programa de «sacrificios piadosos» contra quienes pensaban que sus vidas no merecían la pena.

Entre enero de 1940 y agosto de 1941, unas 70.000 personas murieron según este programa. Muchos fueron enviados a cámaras de gas, otros murieron a través de una inyección.

El programa acabó de forma ostensible en 1941, en parte por las protestas de la Iglesia, pero continuó en secreto. Los historiadores estiman que murieron entre 200.000 y 300.000 personas.

Sigrid Falkenstein, que ha hecho campaña por este monumento desde 2007 y cuya tía, Anna Lehnkering, fue víctima del programa, dijo que consideraba el principio de la construcción como un paso importante en una «larga carretera».

Lehnkering fue diagnosticada de deficiencia mental y asesinada en 1940 a los 25 años.

Falkenstein lamentó la «suma comparativamente pequeña» de 500.000 euros asignada al proyecto por el Gobierno federal.

Está previsto que el monumento se inaugure en el otoño de 2014.