Quantcast

Un hombre mata a su expareja en Granada

Una mujer de 29 años ha sido hallada muerta esta madrugada en la vivienda de Granada que antes de su separación había compartido con su expareja, un hombre de 37 años que ha sido detenido en el municipio de Almuñécar tras confesar la autoría, han informado fuentes policiales y del 112.

El hallazgo tuvo lugar poco antes de las 2.00 horas en un domicilio de la calle Escritor Miguel Toro después de que un amigo con el que la víctima convivía tras su separación alertara de que la ahora fallecida no había regresado de una cita con su expareja para arreglar unos asuntos pendientes del piso que compartieron. Tras ese encuentro, que tuvo lugar en torno al mediodía de ayer, la víctima no acudió a trabajar ni dio señales de vida.

La persona con la que convivía y que la estaba ayudando en el proceso de separación (que era un hombre y no una mujer como apuntaban las primeras informaciones) dio aviso alarmado al centro de emergencias 112, después de que llamara insistentemente a la ahora fallecida sin que le cogiera el teléfono y al temer lo peor dado que sabía que la víctima había quedado con su expareja. Fue entonces, tras recibir el aviso pasada la medianoche, cuando el centro de emergencias 112 puso los hechos en conocimiento de la Policía Nacional.

Confesión

Según las fuentes, de forma paralela el excompañero sentimental de la fallecida fue localizado por la Policía Local de Almuñécar en un banco de esta localidad con golpes y magulladuras y un poco «trastornado». El hombre, que llevaba el teléfono móvil y la tarjeta de crédito de la víctima, fue trasladado por los agentes a un ambulatorio y de allí evacuado al hospital Santa Ana de Motril con una fractura frontal.

Su detención se desencadenó después de que en una de las llamadas que hizo la Policía Nacional al móvil de la víctima, lo cogiera uno de los agentes de Almuñécar, que relató la situación, lo que despertó las sospechas. En el hospital de Motril, el hombre, identificado como O.C.T., se derrumbó y acabó confesando la autoría.

La mujer, que presentaba claros signos de violencia y pudo morir por estrangulamiento según los primeros indicios, fue hallada muerta en el domicilio que compartió con su expareja después de que accedieran a él los bomberos.

El hombre, que fue detenido por el grupo de atención al ciudadano de la Policía Nacional, ha permanecido bajo custodia policial en el Hospital Santa Ana de Motril hasta que esta mañana ha sido trasladado a un centro hospitalario de Granada para continuar con las pruebas médicas, tras lo cual pasará a dependencias policiales.

El subdelegado del Gobierno en Granada, Santiago Pérez, ha apuntado a la posibilidad de que las heridas que presentaba el presunto autor de los hechos obedecieran a un intento de suicidio. Ambos eran pareja de hecho y tenían un hijo de corta edad fruto de la relación, según fuentes policiales. No consta que la mujer, que no era usuaria de ningún centro de ayuda a la mujer, hubiera denunciado con anterioridad por malos tratos a su expareja, quien sí tenía un antecedente por atentado a agente de la autoridad.

La corporación municipal de Granada se concentrará al mediodía de hoy para guardar unos minutos de silencio en señal de repulsa por la muerte de la joven, al igual que harán los sindicatos CCOO y UGT por la que es la primera muerte por violencia machista en lo que va de año en Granada.