Quantcast

Los Mossos abaten a un fugitivo en Ripoll

El fugitivo que los Mossos d'Esquadra buscaban desde la madrugada del martes en la comarca barcelonesa del Berguedà murió a última hora de la tarde tras un segundo tiroteo con los Mossos d'Esquadra, informaron fuentes policiales. En este intercambio de tiros, sobre las 19 horas, un sargento de la policía autonómica resultó herido leve en un brazo por los disparos, tras una persecución que se ha prolongado todo el día. Fuentes próximas al caso explicaron que el fugitivo sustrajo un vehículo Pathfinder policial y ha huido en dirección Castell de l'Areny, y en su huída tiró una motocicleta y realizó varios disparos.

La persecución se inició a las 1.30 horas de la madrugada, cuando una patrulla de los Mossos ha dado el alto en Ripoll (Girona) a una persona en actitud sospechosa -un hombre de 30 años de 1,75 metros, cara delgada y pelo oscuro- que dió evasivas y logroó, finalmente, huir.

El hombre ha tomado la carretera C-26 en sentido Berga, y en un momento ha parado en una curva y ha intentado atropellar a los mossos, que se habían bajado del coche patrulla, y posteriormente les ha disparado tres tiros desde dos metros de distancia, uno de los cuales ha impactado en la luna delantera del coche. Según el relato de la policía, cuando el hombre ha abierto fuego contra los agentes, estos a su vez han disparado contra él, aunque finalmente ha logrado escaparse.

En este automóvil, hallado cuatro horas después en una zona boscosa de Borredà, los Mossos han encontrado una libreta con anotaciones realizadas presuntamente por el fugitivo en la que describía lo que iba a hacer a continuación: «disparar a los chicos + embestir el coche policial + agredir a los agentes», según fuentes próximas al caso. Los Mossos han desplegado un amplio dispositivo policial para dar con el fugitivo en la comarca del Berguedà que ha dado sus frutos a las 19 horas.

Chalecos antibalas

Los sindicatos SPC y SME-CC.OO., por su parte, han criticado que la Conselleria de Interior todavía no haya dotado a los policías de chalecos antibala ligeros, pese a que existe un mandato parlamentario en este sentido, cuando los agentes tienen que enfrentarse a incidentes con delincuentes armados que ponen en riesgo su seguridad, han explicado ambos sindicatos. En declaraciones a Europa Press, el portavoz del SPC, David Miquel, ha asegurado que emprenderán acciones jurídicas contra los responsables de Interior por el subinspector herido en la persecución de este martes y que sus servicios jurídicos ya están estudiando el caso y las responsabilidades que se pueden derivar.

Miquel ha lamentado que Interior siga sin suministrar chalecos a los agentes y ha recordado que «cada vez hay más incautaciones de armas en la calle» y más incidentes con ellas. Asimismo, ha criticado que los responsables políticos y los mandos policiales hagan caso omiso a lo que ocurre en la calle y a las problemáticas a las que se enfrentan día a día los policías.