Quantcast

S&P rebaja la calificación de Italia un escalón hasta 'BBB'

La agencia de medición de riesgos Standard & Poor's (S&P) anunció la rebaja de un escalón en la calificación crediticia de la deuda soberana de Italia, que pasa de la «BBB+» (aprobado alto) a la «BBB» (aprobado), y se mantiene con perspectiva negativa. En un comunicado, la agencia justificó esta rebaja en «un ulterior empeoramiento de las perspectivas económicas» para Italia, cuyo Producto Interior Bruto (PIB) prevé que se contraiga este año un 1,9 %, cinco décimas más, y para el que pronostica un endeudamiento público al alza del 129 % a finales de 2013.

Esta es la primera modificación que Standard & Poor's acomete sobre la calificación crediticia de Italia desde el 13 de enero de 2012, cuando anunció de modo conjunto la rebaja en la nota de nueve países de la zona euro, entre ellos también España, y dejó a la deuda italiana con un «BBB+». S&P indicó hoy que el débil crecimiento económico italiano proviene «en gran parte» de las «rigideces» que presenta el mercado laboral y de productos de Italia, donde, según datos de Eurostat, el coste nominal por trabajador ha crecido en los últimos años más que en ningún otro de los grandes países del euro.

E incidió en que también, «como reflejo del deterioro de la competitividad» de la economía italiana, entre 1999 y 2012 la cuota del mercado de bienes y servicios global de Italia se ha reducido en un tercio. En la justificación de esta rebaja figura también un «dañado» canal de transmisión monetaria y que los tipos de interés de los préstamos a las empresas siguen por encima de los niveles de antes de la crisis, a pesar de las distintas iniciativas adoptadas por el Banco Central Europeo (BCE), que preside el italiano Mario Draghi.

La agencia de medición de riesgo alertó además de que cree que el objetivo de déficit presupuestario público del 2,9 % para 2013 se encuentra «potencialmente en riesgo», dadas las diferencias existentes en la coalición de Gobierno de centroizquierda y centroderecha sobre las distintas medidas fiscales. S&P citó en concreto los aplazamientos llevados a cabo sobre el pago del impuesto a la primera vivienda reintroducido por el tecnócrata Mario Monti y sobre la aplicación de la subida prevista de un punto en el tipo general del IVA al 22 %, cuestiones que el centroderecha de Silvio Berlusconi quiere bloquear definitivamente.

Posibilidades de una nueva rebaja

Hay un tercio de posibilidades de que la calificación crediticia de la deuda italiana pueda sufrir una nueva rebaja en 2013 ó 2014, sobre todo si el Gobierno no puede implementar políticas que «eviten que los indicadores fiscales empeoren más allá» de sus expectativas y que atajen las «rigideces» del mercado laboral, de productos y servicios. Tras conocer la rebaja de la calificación, el primer ministro italiano, Enrico Letta, abordó el asunto en una entrevista en la televisión pública Rai, donde dijo que esto demuestra que «la situación sigue siendo complicada, que Italia, con una deuda tan alta, sigue siendo supervisada de modo especial».

Insistió, además, en su intención de revisar el impuesto sobre la vivienda habitual tal y como está ahora. Por su parte, fuentes del Ministerio de Economía italiano consultadas por los medios de comunicación aseguraron que esta decisión de la agencia de medición de riesgos responde a hechos «ya superados», tiene una mirada «retrospectiva» y no tiene en cuenta las medidas más recientes adoptadas por el Ejecutivo, como el plan de pago a proveedores de la administración.