Quantcast
martes, 17 mayo 2022 9:16

Samuel Sánchez: «Hay que estar tranquilos»

A las 9 de la mañana del martes Samuel Sánchez ya había desayunado. Se estaba vistiendo de 'romano' (de ciclista en al argot de los corredores) para salir a entrenar en Sierra Nevada: «¡Hace un calor terrible! Voy a salir pronto, porque sino, no habrá forma de poder entrenar en condiciones». Samuel está viviendo en la montaña granadina, donde se va a pasar quince días, para luego volver a su casa y meterse de nuevo en altitud. En total, casi un mes.

Está al tanto de lo que sucede en Euskaltel, de las dificultades que se está encontrando el equipo para poder seguir en el WorldTour, aunque dice que no sabe nada más de lo que se ha publicado. «Los últimos en enterarnos de estas cosas somos los corredores. Lo que sí te puedo decir es que como ciclista, y cabeza visible del equipo, quiero transmitir tranquilidad. No tengo más datos que los que pueden tener mis compañeros», comenta.

Sí recuerda que no es la primera vez que Euskaltel ha pasado por una situación parecida: «En 2010, cuando acabó el Tour de Francia, estábamos en la misma tesitura. No sabíamos si el equipo iba a seguir o no. A los ciclistas en una situación como esta sólo nos queda la posibilidad de dar pedales, seguir entrenando y hacerlo lo mejor posible».

Hablando con él, Samuel transmite una cierta tranquilidad, quizá por la experiencia que acumula en su carrera profesional. Lo que sí espera es que «en un sentido u otro, todo se solucione lo antes posible, para que cada corredor pueda buscarse el futuro en caso de que tenga que hacerlo». «Yo tengo firmados dos años de contrato y hay otros compañeros que tienen uno. Ya te digo, sólo podemos dar pedales y esperar».

«Hay futuro»

Dice que es optimista sobre el futuro del equipo: «Esperemos que haya buenas noticias. Soy de los que piensa que este equipo no puede desaparecer de la noche a la mañana. Sí no fuésemos a continuar, me imagino que lo sabríamos rápido. Tampoco pueden esperar mucho tiempo para decirlo».

Cree que los que tienen firmadas más temporadas están más atados a la hora de poder negociar alternativas: «En teoría los que terminan contrato lo tienen más fácil porque se pueden empezar a mover desde ya. Con un contrato firmado, las cosas cambian».

Nos confirma lo que ya habíamos publicado: «Yo tengo dos años de contrato y la verdad, no sé ni que hacer. No soy jurista, no sé por donde tendría que tirar, por lo que espero que todo se solucione. De momento pienso en eso. Si más tarde hay que pensar en otra cosa, ya lo haré. Estoy metido de lleno en la preparación de la Vuelta a España y no quiero descentrarme, aunque estas cosas no ayudan mucho, pero bueno. Hay que ser profesional».

Cuando se le pregunta si alguna vez ha tenido problemas para cobrar en Euskaltel, responde rápido: «Llevo catorce años en el equipo y nunca he tenido ningún tipo de dificultad. Es más, siempre he cobrado puntualmente, y que yo sepa, mis compañeros también. Siempre he cobrado al día».

Habla de la calidad del grupo de corredores, a nivel humano y deportivo, que tiene Euskaltel: «Yo veo un proyecto muy apetecible, con un equipo que tiene buenos ciclistas jóvenes, con presente y con futuro. Pienso que es muy aprovechable, aunque si llega otra empresa igual cambia algunas osas». Lo importante sería eso, que llegase otro u otros patrocinadores.