Quantcast
domingo, 22 mayo 2022 13:29

El fin del Balonmano Atlético de Madrid sume al deporte en la crisis

MADRID (Reuters) – El Balonmano Atlético de Madrid, el antiguo Ciudad Real, un histórico del deporte español, anunció el martes su desaparición por dificultades económicas, sumiendo al balonmano en una crisis que será abordada el miércoles en una reunión de todos los actores implicados con el Consejo Superior de Deportes.

Club Balonmano Neptuno (Balonmano Atlético de Madrid) anunció el martes en su web el fin de su actividad, dos años después de dejar Ciudad Real y volver a trasladarse a Madrid para intentar sobrevivir.

«La falta de patrocinadores y apoyo logístico de las instituciones públicas, unido a la imposibilidad de que por parte de los altos directivos del Club Balonmano Neptuno se puedan seguir realizando las aportaciones económicas necesarias que a fondo perdido se venían realizando, han hecho imposible la supervivencia del club», dijo el comunicado, firmado por su presidente, Domingo Díaz de Mera Lozano.

Tras conocer la noticia, el secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, convocó a la Federación de Balonmano, los representantes de la Liga Asobal y la asociación de jugadores a un encuentro para estudiar la sostenibilidad de este deporte.

La reunión tendrá lugar el miércoles a las 17.00 horas, informó el Consejo Superior de Deportes en su cuenta oficial de Twitter.

El Atlético de Madrid de balonmano finalizó segundo la liga Asobal, por detrás del FC Barcelona Intersport, y se había clasificado para disputar la Liga de Campeones.

El club, un histórico del balonmano español, nació en los años 50 en Madrid, donde estuvo instalado hasta principios de los años 90 y ganó 11 ligas y 10 Copas de España.

En 1983 se instaló en Ciudad Real, donde el equipo se consolidó en la élite y conquistó 27 títulos en 9 años, entre ellos 5 ligas Asobal y tres Ligas de Campeones, siendo el conjunto más laureado de la última década.

«La desaparición de esa sección es una muy mala noticia para el deporte español desde todos los puntos de vista, el social, el competitivo y el global, más allá del deporte», dijo el presidente de Asobal Eduard Coll en un comunicado.

«La valoración de Asobal, que sería la misma respecto a cualquier otro de nuestros asociados como protagonista, no puede obviar la alta preocupación pues afecta directamente a la competitividad de nuestra competición y el estado de salud de nuestro deporte y sus clubes», agregó.

«No es posible que tengamos a los mejores jugadores y técnicos del mundo en el deporte del balonmano y que desaparezca uno de los mejores clubs. Podemos decir que algo se está haciendo mal pero no tomamos medidas más rigurosas y decididas. Asobal lo ha empezado a hacer desde hace unos meses y pedimos a las demás instituciones que trabajen en el mismo sentido».