Quantcast

Raquel Sánchez Silva renuncia a la herencia de Mario Biondo y enviará sus pertenencias a Sicilia

Parece que Raquel Sánchez Silva quiere zanjar cuanto antes la polémica que se ha generado en torno a la muerte de su marido, Mario Biondo, sobre todo por parte de la familia de este. Según publica 'Vanitatis', la presentadora envió un escrito el pasado 4 de julio a través de sus abogados a la familia Biondo en el que les informa de que renuncia a sus derechos sobre los escasos bienes de su esposo, valorados en unos 10.000 euros. 

Biondo solo tenía a su nombre una motocicleta de alta cilindrada y una cuenta corriente en España (varias más en Italia) sin apenas ahorros, al margen de sus enseres personales, entre los que se encuentran varios ordenadores. La casa que el matrimonio compartía en Madrid es propiedad de la presentadora.

«Queremos dejar constancia de que Raquel nunca tuvo intención de entrar en conflicto con ustedes y que se encuentra muy afectada por todo lo acontecido en este asunto», señalan los abogados de Silva en el escrito al que ha tenido acceso la publicación. Asimismo, recalcan que ha sido ella «la única que se ha hecho cargo de todos los gastos del sepelio y repatriación del cadaver» y anuncian que pondrá a disposición de la familia las pertenencias de Mario que tiene en su poder actualmente.

SUS CUENTAS EN REDES SOCIALES

En el comunicado se informa también a la familia de que los bienes mencionados están siendo empaquetados y almacenados en un guardamuebles a la espera de su traslado, en un plazo estimado de dos semanas. Igualmente, los abogados de Raquel Sánchez Silva dejan en manos de la familia del cámara de televisión la gestión de sus perfiles en redes sociales, facilitándoles el acta de defunción de cara a los trámites necesarios.

El tono amistoso del escrito choca con la actitud de los hermanos de Mario Biondo, que en las últimas semanas han lanzado todo tipo de especulaciones polémicas en torno al marido de Raquel Sánchez Silva. Así, Emanuela, la hermana mayor, aseguraba en tono enigmático a una revista que su hermano había sido asesinado porque se había convertido «en algo incómodo» , mientras que Andrea, el pequeño, contaba a ABC que Mario había descubierto «algo la noche de su muerte».