Quantcast

Decapitan a un árbitro en Brasil y cuelgan su cabeza en una valla después de que éste matara a un jugador

Un grupo de fanáticos en un partido regional de fútbol celebrado en el estado de Maranho, al noreste de Brasil, decapitó al arbitro después de que éste matara a un jugador en medio de una trifulca. El sangriento suceso ocurrió cuando el árbitro, Otávio Jordao da Silva, de 20 años de edad, sacó tarjeta roja al jugador Josemir Santos Abreu, de 31 años, quien le insultó y agredió al colegiado por la expulsión. En medio de la tangana, Da Silva le propinó una cuchillada al futbolista que murió camino del Hospital.

En ese momento numerosos espectadores furiosos entraron al campo de fútbol, al igual que amigos y familiares de la víctima, y mataron a pedradas al árbitro al que además descuartizaron y colgaron su cabeza en la grada, según ha informado la Policía brasileña a través de un comunicado y recogen los medios locales.

La Secretaría de Seguridad Pública de Maranho se compromete a «identificar y responsabilizar a todos los involucrados», alegando que «un crimen no justifica otro» y que «acciones como esta no colaboran con la legalidad de un Estado de derecho». Por el momento ya hay tres personas detenidas que fueron identificadas por los vídeos grabados con teléfonos móviles.

Lo que esta claro que este altercado no beneficia la imagen de un país que en los próximos años albergará un Mundial de fútbol y unos Juegos Olímpicos.