Quantcast
lunes, 16 mayo 2022 14:27

Euskaltel, el futuro es agosto

El tiempo juega en contra de Euskaltel-Euskadi. La situación económica a la que está abocada el equipo solo le deja dos caminos: encontrar un nuevo patrocinador, que podría ser el principal si su aportación fuese importante o, el que nadie quiere, la desaparición de la formación naranja.

Euskaltel entró en el patrocinio del equipo de la Fundación Euskadi en la Vuelta a España de 1997 con una campaña llamada 050. La empresa como tal comenzó a funcionar el 23 de enero de 1998, en un año complicado para el ciclismo, al saltar el caso Festina en el Tour de Francia.

Aquella incorporación a la Fundación Euskadi, que dirigía Miguel Madariaga, salvó a la formación Euskadi. Han pasado diecisiete años, con una aportación de 45 millones de euros, la cantidad que ha invertido la empresa durante el tiempo que se ha mantenido con el grupo profesional. Una inversión rentable a todos los niveles que podría concluir el 31 de diciembre si no hay noticias antes.

Mikel Astorkiza, director corporativo de Basque Cycling Pro Team, quiere ser optimista sobre el futuro del grupo de 53 personas que componen Euskaltel-Euskadi. «Nos hemos encontrado con una situación económica con la que no contábamos cuando iniciamos el proyecto», explica.

Los números no admiten discusión. Euskaltel presentaba a principios de año un proyecto para cuatro temporadas que se iba a mover entre los 36 y los 40 millones de euros en ese período de tiempo, es decir, nueve millones de euros por temporada.

Ese dinero debía proceder de tres partes: Euskaltel, que aportaría entre tres y cuatro millones de euros, las instituciones públicas, que debían poner alrededor tres millones y medio de euros -hubo años en los que llegaron a los cuatro millones-, y otros patrocinadores como Orbea o Bioracer, que contribuían en torno a los dos millones de euros. De esa idea inicial han fallado las instituciones, que debido a la coyuntura económica que atraviesa Euskadi no han podido aportar ninguna cantidad. El proyecto, por lo tanto, ha nacido cojo.

«Euskaltel empresa ha decidido cubrir todo lo presupuestado para esta temporada, pero en el futuro no puede seguir soportando el peso del equipo. Es decir, asumimos siete millones de euros en 2013, cantidad que como empresa no podemos seguir aportando», señala Astorkiza. Los cambios a nivel accionarial que ha sufrido la empresa, con la llegada de fondos de inversiones, no han influido para nada en esa decisión, según Astorkiza: «De hecho, han puesto el doble de dinero del que pensaban poner. Cuando vieron que la situación se complicaba decidieron seguir adelante. Pero esto tiene fecha de caducidad».

Sobre el papel de las instituciones, recalca Mikel Astorkiza que «es evidente que hay otras prioridades. Nadie podrá decir que hemos levantado la voz o que nos hemos quejado. Entendemos su decisión, pero nos falta esa cantidad. Y la encontramos o…».

Astorkiza explica que llevan desde el mes de enero buscando un patrocinador, una empresa que quiera compartir el 'maillot' con ellos. «Hemos trillado todo Euskadi. Luego nos hemos movido a nivel nacional y más tarde a nivel global. Estamos buscando alguna firma que quiera invertir en este proyecto. Hemos puesto en marcha varias gestiones, somos optimistas, pero el patrocinio deportivo está como está. Vamos a intentar darle sostenibilidad al proyecto. Estamos abiertos a todo tipo de posibilidades».

La buena noticia es que «hay empresas que están interesadas en lo que les ofrecemos y con las que estamos hablando», apunta Astorkiza. Un proyecto que tiene cuatro años de licencia World Tour, una trayectoria profesional importante, un nombre conocido que está bien visto, una forma seria de hacer las cosas, de apoyar una cantera ciclista que siempre ha dado ciclistas: «El ciclismo es un buen soporte económico para muchas firmas que pueden estar interesados en él».

De hecho, han decidido seguir con el nombre de Euskadi por esa trayectoria de años y también, por qué negarlo, por la falta de una firma comercial que haya querido sumarse al proyecto. Si la hubiesen encontrado, Euskaltel tendría otro apellido. E incluso otro nombre: «Estamos abiertos a todo lo que nos llegue, también a alguien que quiera ser primer patrocinador».

La cantidad de la que se habla es de tres millones y medio de euros dentro de un presupuesto que podría llegar a los quince millones: «Lo que pretendemos es salvar el grupo humano que tenemos, al menos dentro de lo posible».

Hasta el 31 de diciembre tienen compromiso con Basque Cycling Pro Team. A partir de esa fecha, el abismo, que en realidad llegará mucho antes puesto que aunque estén pensando en apurar al máximo las fechas saben que muchos corredores han empezado a moverse para buscar equipo. Es la ley de la supervivencia.