Quantcast

Accidente de autobús en Ávila: nueve muertos y 22 heridos, seis de ellos en estado grave, el balance definitivo

Al menos nueve personas han muerto y 22 han resultado heridas al salirse de la vía el autobús de línea en el que viajaban en la localidad abulense de Tornadizos, según los datos facilitados por fuentes de Tráfico y de la Guardia Civil.

El siniestro se ha producido a las 8.30 horas de hoy lunes en el kilómetro 123 de la N-403, a la altura de la citada localidad de la provincia Ávila, cuando por causas que se desconocen el autobús, que cubría la línea Serranillo-Ávila, se ha salido de la vía bajando el puerto de La Paramera y se ha despeñado.

A consecuencia del impacto han perdido la vida nueve personas y 22 han resultado heridas, entre ellos una niña que ha sido evacuada en helicóptero al complejo asistencial de Salamanca y que permanece en estado “grave” en la Unidad de Cuidados Intensivos. Otras diez personas, ocho mujeres, entre ellas una joven de 17 años, y dos varones, se encuentran en el Complejo Asistencial de Ávila, y otras once, seis mujeres y cinco varones, han sido evacuadas a los centros de salud de Ávila Rural y Ávila Estación. Tres de las once personas atendidas en el centro de salud han tenido que ser evacuadas posteriormente al Complejo Asistencial de Ávila.

ESCENAS DE PÁNICO

Uno de los viajeros, Mario Alonso, de 22 años, vecino de Navalmoral, ha relatado que el conductor, que ha resultado ileso y que ha dado negativo en la prueba de alcoholemia, según la Guardia Civil, iba, al parecer, “pasado de velocidad”, y el autobús se ha salido por la derecha, en un cortado de piedra. El autobús no ha llegado a volcar del todo porque le ha sostenido el guardarrail. Alonso, que iba en la parte derecha trasera del autocar, ha explicado que se ha quedado encajado en esa zona.

El vehículo, de 16 años de antigüedad, tenía los seguros en regla y había pasado la ITV hace unas dos semanas. Según ha precisado Hugo Gil Peral, el otro conductor del autobús siniestrado y que estaba actualmente de vacaciones, no habían sufrido ni un solo percance hasta la fecha, nunca había pasado nada “ni siquiera con nieve”. El conductor del autobús había trabajado anteriormente con camiones y llevaba con autocares algo más de dos años y medio, según ha relatado su compañero.

En el lugar del suceso, el pesar por lo sucedido y la incertidumbre sobre la cifra final de víctimas reina en este momento, con escenas de tensión y nerviosismo. Vecinos de los pueblos cercanos se han desplazado al lugar para interesarse por sus familiares.

Las familias de las nueve víctimas mortales del accidente han sido trasladadas hasta el polideportivo Carlos Sastre de Ávila, donde recibirán apoyo y atención psicológica. Así lo ha explicado el delegado del Gobierno, Ramiro Ruiz Medrano, que se ha desplazado hasta el lugar del siniestro, por lo que se ha suspendido el encuentro previsto con su homólogo manchego en la base del Puerto del Pico.

Ruiz Medrano ha confirmado que la mayoría de las víctimas mortales viajaban en la parte derecha del autobús de línea, que pertenece a la empresa Cevesa. A pesar del siniestro, la carretera no ha sido cortada al tráfico sino que se ha ido dando paso a los vehículos de forma ordenada por agentes de la Guardia Civil.

Medrano ha tachado de “dramática” la jornada de hoy. El delegado del Gobierno ha querido trasladar su “pésame y condolencias” a las familias de los nueve fallecidos en el siniestro, al tiempo que ha destacado el trabajo coordinado de todas las instituciones y organismos. Por su parte, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, ha decretado tres días de luto oficial.