Quantcast

La fiscal: “Pruebas como puños acreditan que Bretón mató y quemó a sus hijos”

La fiscal del caso Bretón, María de los Ángeles Rojas, ha sostenido en su informe conclusorio del proceso que se siente tranquila porque “con tantas pruebas y sin género de duda ha quedado acreditado que mató a sus hijos y luego los quemó para no dejar restos en la finca familiar”.

Sobre ello ha recalcado que “no hay meros indicios, sino pruebas como puños y numerosísimas”. El Ministerio Público solicita 40 años de cárcel por el asesinato de Ruth y José con la agravante parenteco y alevosía.

Sobre las periciales de los restos óseos, María de los Ángeles Rojas ha recordado que “todos los peritos fueron unánimes en que lo que se quemó en la hoguera eran cuerpos de dos niños”. A la vez ha defendido que “en todo momento se examinaron los mismos huesos”.

RECONSTRUCCIÓN EN EL PARQUE CRUZ CONDE

Rojas ha descrito como clave el ambiente creado antes del día de autos tras producirse la separación de Ruth Ortiz, incidiendo en la ira que mantuvo Bretón al conocer que se le rompía el patrón de su vida. A ello, la representante del Ministerio Público ha agregado que el acusado “nos ha mentido desde el primer momento” bajo un actitud fria “con miradas sumisas”.

Aunque, según la fiscal, la Policía y el equipo judicial de la instrucción “estábamos convencidos de que los había matado” desde el primer día por la suma de contradicciones y una reconstrucción en el Parque Cruz Conde que “se inventó”, Rojas ha considerado que “había que encontrar los cuerpos” de los niños. En este sentido ha puntualizado que Bretón sabía desde el primer momento el sentido del informe de la perito forense y los restos de la hoguera.

En el informe del Ministerio Público se ha recordado el silencio de la familia Bretón en el juicio salvo el caso de los cuñados y sus dudas sobre aquellos primeros momentos de la desaparición de los niños. Ha significado que Bretón empleó la gran cantidad de combustible adquirido en una cooperativa para hacer la hoguera y ha defendido que planificó la actuación de sus hijos en sus estancias en la finca por la noche. O por detalles como que el acusado no quisera cambiar el fin de semana en el que decidió quedarse con los niños y ejecutar su plan o simular la desaparición de sus sobrinos.

Sobre las pastillas que le recetó su psiquiatra, Rojas ha señalado las contradicciones sobre su uso final por parte de José Bretón. Primero, “dijo que las había tirado”, pero “ha tenido mucho tiempo para pensar en otras versiones”. Según la fiscal, “no los tiró, los guardó para suministrárselos a sus hijos antes de dejaros en la hoguera”. Incluso el Ministerio Público ha mostrado su creencia de que los medicamentos “pudieron ser la causa de la muerte, al mezclarlos en niños tan pequeños”.