Quantcast

Consejos de Citroën para preparar un viaje

Llega la época estival y los desplazamientos por carreteras es un hecho aún más habitual. Si somos muy responsables y tenemos el coche a punto, no habrá que hacer nada o casi. Un lavado de última hora y una mirada a las presiones de las ruedas. Pero como una mayoría se olvida del vehículo, no está de más unos buenos consejos.

Citroën nos recuerda que lo más importante a la hora de ponerse al volante, es que se haya hecho todo lo necesario para que el desplazamiento sea mucho más seguro y agradable. Hay que ser un poco previsores y comprobar unos aspectos básicos a tener en cuenta, sobre todo unos cuantos días antes de la fecha del viaje.

Por ejemplo, las luces. Si tenemos alguna bombilla fundida y nos damos cuenta tarde, la multa con la posible pérdida de puntos está asegurada. Igual de importante o más son los neumáticos. Basta girar el volante hasta un extremo para comprobar mejor la profundidad del dibujo. Si tenemos dudas, al taller de inmediato. Las vacaciones serán más caras pero principalmente más seguras. También es conveniente mirar el aceite y el lavaparabrisas; el primero, básico y el segundo para no llevar la luna delantera llena de mosquitos. Otro vistazo al líquido de frenos es igualmente recomendable.

En cuanto a los papeles, los habituales. La documentación del coche más los últimos recibos del seguro y confirmar que nuestro permiso de conducir no está caducado. El día anterior al viaje habrá que ver si llevamos los triángulos y los chalecos (si es posible más de uno) y ya de paso visita a la gasolinera para ver la presión de los neumáticos que debe hacerse con las ruedas frías.

Si tenemos niños, será habitual encontrarnos con objetos de toda índole, pero sobre todo, juguetes. Importante que ninguno pueda quedarse en el piso, cerca de debajo de los pedales. En cuanto al equipaje, hay que situarlo en la medida de lo posible hacia la parte más cercana a los asientos. Si se transportan bultos en el interior, la recomendación es ubicarlos en los lados (y que no se muevan) para permitir al conductor una buena visibilidad al mirar por el retrovisor interior.

Por último, lavar el coche por fuera y por dentro. El sol a primera hora de la mañana o al atardecer acentúa una pérdida de visibilidad que es mayor si la luna está sucia. Tener agua cerca, olvidarnos del móvil y parar al menor síntoma de adormecimiento o cansancio son otros buenos consejos. En esas paradas es cuando hay que verificar el navegador si queremos consultar una gasolinera más barata porque en los últimos modelos de Citroën la autonomía nos permite circular cientos de kilómetros sin necesidad de repostar.