Quantcast

El accidente de autobús de Ávila nos recuerda la tragedia de Golmayo y Arévalo, un trágico julio

Julio se consolida como uno de los meses trágicos en lo que a accidentes
de autobús se refiere en carreteras de Castilla y León. El de Ávila
coincide casi en fecha con otro gravísimo, el ocurrido en Golmayo. La localidad soriana
fue el escenario del más grave siniestro de autocar de los últimos años
en la comunidad. Una colisión entre un autobús y un camión cargado de
ganado porcino dejo 28 muertos sobre el arcén de la Nacional 122.
Era el
6 de julio de 2000. Se acaban de cumplir 13 años de una tragedia que
segó la vida a adolescentes de 2º y 3º de Secundaria de dos colegios
gabrielistas de Cataluña,
que se dirigían a un campamento en las
inmediaciones de Aranda de Duero.

La mayoría de las víctimas
mortales fueron escolares. También fallecieron los dos conductores de
los vehículos y la esposa de uno de ellos
. Las imágenes de las líneas de
féretros en las instalaciones del viejo estadio de Los Pajaritos, en
Soria capital, y las escenas de dolor de los familiares fueron
tremendas, estremecedoras. Un año después, un monolito recordaba en las
inmediaciones del lugar del accidente la tragedia.

Se da la
circunstancia de que hace menos de año y medio la provincia abulense fue
escenario de otro trágico accidente de autobús de una ruta escolar que
trasladaba a alumnos a un instituto de Arévalo.
Una estudiante de 16
años, residente en Fontiveros, perdió la vida en el siniestro y otras
cuatro adolescentes resultaron heridas.