Quantcast
domingo, 22 mayo 2022 7:44

Vettel devuelve la normalidad al Mundial

Sebastian Vettel nunca había escuchado el himno alemán homenajeándole en el circuito donde todo piloto germano quisiera ganar, al menos, una vez en su vida. Nürburgring nunca había asistido a una victoria del piloto que está llamado a heredar el puesto de Michael Schumacher y que, como siga esta línea, igualará a Alain Prost a final de esta temporada con su cuarto título. Vettel tampoco había logrado ninguna victoria en el mes de julio. Hasta este domingo. Estaba escrito que Vettel tenía que acabar tarde o temprano con esa suerte de maldición, y después de una colosal actuación lo ha hecho. Esta vez la suerte no tuvo nada que ver. El piloto de Red Bull debió sudar para llevarse su victoria número 30 en la Fórmula 1, tras pelear más de lo previsto en una carrera copada de incidentes, pero en los que no tuvieron nada que ver los neumáticos Pirelli. La normalidad se ha impuesto, al fin, tras el caos de Silverstone.

En esta normalidad entra también una nueva remontada de Fernando Alonso. La estrategia elegida el sábado -clasificar con duros para ir a contrapie en los cambios de neumáticos- no le ha llevado al podio, y quizá de apostar por los blandos para salir hubiera acabado exactamente igual. Lo cierto es que, una vez más, Alonso ha estado por encima de las posibilidades de su coche, si bien ha acariciado los puestos de honor en diversas ocasiones. Sin embargo, como le ocurriera a su gran rival Vettel, fueron los Lotus, sus grandes enemigos.

Los Mercedes, como a principio de temporada, se deshicieron cual azucarillo. Las altas temperaturas sobre el asfalto de Nürburgring les pasaron factura, y tanto Lewis Hamilton como Nico Rosberg sufrieron para mantenerse en pista. El hombre de la 'pole' ya fue protagonista en los momentos previos a la carrera. Primero, se detectó un problema en su bomba de gasolina y después encontraron que los frenos delanteros del W04 no funcionaban correctamente. Ambas situaciones se solventaron, pero eso no evitó que sus neumáticos acabaran por pasarles factura. Como en las primeras carreras, tanto Hamilton como Rosberg dedicaron buena parte de sus conversaciones por radio a cuestionarse la duración de los juegos que llevaban.

El susto del cámara

Tras una salida razonablemente tranquila para lo que suele ser Nürburgring, el primer abandono llegó muy pronto. Fue Felipe Massa, el que tras un trompo tuvo que dejar abandonado su F138 a final de recta, acabando así con unas opciones de podio por las que iba a luchar desde el principio. Vettel ya comandaba la carrera, con los Lotus por detrás y los Mercedes desangrándose por la pista. Las primeras paradas llegaron muy pronto, demostrando el temor que tenían en pista por ver qué podía hacer Fernando Alonso. Este adelantó su primera parada para colocar su segundo juego de neumáticos medios y todos cubrieron su posición. Por si acaso.

En esas estaba Mark Webber -que, para variar, había realizado una gran salida- cuando esta vez fallaron sus mecánicos. El responsable de poner la rueda trasera derecha no la dejó bien encajada y en cuanto el australiano arrancó, el neumático salió volando. La mala fortuna hizo que un cámara de la FOM, Paul Allen, pasara por ahí, con lo que la rueda impactó fuertemente. El recuerdo del comisario fallecido en el GP de Australia de 2001 por un incidente similar, y con el cercano precedente de Canadá, hizo temer lo peor. Sin embargo, todo se quedó en un susto y, aunque fue trasladado al hospital por precaución, no hubo que lamentar más que algunas contusiones.

Mientras tanto, La remontada de Fernando Alonso se vio frenada por una importante piedra en el camino: Lewis Hamilton. Dos de los mejores pilotos de la parrilla se toparon en pista en condiciones completamente opuestas: el Mercedes intentando resistir en pista y el Ferrari volando en dirección a los puestos de podio. Sin embargo, ni Hamilton estaba dispuesto a dejarse pasar fácilmente, ni Alonso se iba a arriesgar a un posible abandono forzando la pelea. El español perdió un tiempo vital, que en ese momento parecía que iba a ser básico para conseguir el podio. Sin embargo, el siguiente incidente hizo que saliera un coche de seguridad que, obviamente, neutralizó la diferencia que tenía Alonso con un Räikkönen que se había escapado a siete segundos.

La salida del coche de seguridad se debió a una de las imágenes de la temporada. El Marussia de Jules Bianchi se quedó tirado en el exterior de la carretera, después de que su motor saliera ardiendo. El piloto francés salió del coche inmediatamente y sin problemas, pero se dejó el monoplaza sin una marcha metida, con lo que este empezó a caer cuesta abajo hasta cruzar la pista. La peligrosidad obligó a la FIA a desplegar el 'safety car'.

Vettel suda para mantener la victoria

La recta final de carrera fue una auténtica delicia para los aficionados a seguir las carreras con los tiempos en la mano. Sebastian Vettel llegó a final de la prueba con los neumáticos tambaleándose, mientras que los Lotus lo hicieron con sus compuestos en plenas facultades. Cuando Grosjean más estaba apretando al líder de Red Bull, a este le fallaba el KERS. Y, para darle más emoción, Kimi Räikkönen y Fernando Alonso hacían su último cambio de neumáticos para montar los blandos a falta de diez vueltas para el final.

Sin embargo, sólo Räikkönen pudo con su compañero Grosjean. El finlandés se colocó segundo y, pese a una gran persecución sobre Vettel, no le dio tiempo. Lo mismo le pasó a Alonso, que con un ritmo final infernal, vuelta rápida incluida -la vigésima de su carrera deportiva-, se quedó a apenas un segundo de Grosjean. Quién sabe qué hubiera pasado si hubieran elegido otra estrategia.

En definitiva, Nürburgring ha venido a devolver la normalidad a la Fórmula 1. Vettel vuelve a ser el rival indiscutible, los Mercedes pierden en carrera todo lo que ganan en clasificación y Fernando Alonso justo a la inversa. La próxima cita, Hungaroring, circuito de grato recuerdo para Alonso: allí logró hace diez años ya, su primera victoria en la Fórmula 1. Curiosamente, aquella carrera también había venido precedida de un cuarto puesto en Alemania.

Tiempos

/includes/manuales/especiales/formula-1/2013/html/includes/directos/directo-completo-9.html

Si