Quantcast

Un inventor español idea un sistema contra la extinción de incendios capaz de salvar vidas

El sistema desarrollado por Eusebio Moro Franco consiste en unas cápsulas, semejantes a un globo de tamaño medio que contienen un compuesto acuoso con un agente químico y un elemento seleccionado entre aire, gas y una combinación de ambos, estando el compuesto acuso en presión en el interior de la cápsula y explotando como si fuera una bomba de racimo encima del fuego. La ligera presión que contiene la capsula permite cubrir una extensión muy amplia y apagar el fuego instantáneamente. Las capsulas están diseñadas para que puedan suspenderse automáticamente en un medio de transporte aéreo (helicóptero o avión), llevarlas hasta el lugar del fuego y lanzarlas encima del mismo ahogando de inmediato la virulencia de las llamas por muy altas e intensas que estas sean.

Actualmente, los medios de extinción de incendios aéreos que existen son muy poco exactos a la hora de descargar el líquido de extinción por lo que se desperdicia gran cantidad del mismo, horas de vuelo , riesgo y , en muchas ocasiones, tiempo que hace que se descontrole el incendio; por eso, es fundamental que la descarga sea lo mas precisa posible, que el líquido se disperse de la mejor manera y que las descargas se produzcan con mucha continuidad. Todo eso hace que se requieran muchos efectivos y que dependiendo de las condiciones meteorológicas resulte muy difícil la extinción del fuego y de mucho peligro para las personas que lo combaten.

Con este sistema se parte de un elemento altamente ignífugo que permite tanto apagar la llama viva como cortar la posibilidad de que se extienda, es sumamente liviano con lo que se reduce substancialmente el peso que tiene que transportar la aeronave, inmensamente barato ya que básicamente es una espuma gelatinosa, se elabora en el mismo lugar del fuego en los volúmenes y cantidades que se requieran y es inagotable.

La cápsula , que es de un material plástico biodegradable y de forma esférica, se llena in situ y mediante un anclaje simple se sujeta en series de 2, 4 o mas al helicóptero o medio de transporte y una vez situado éste en la línea de fuego, las suelta cayendo al vacio y activándose el sistema de detonación que hace que el compuesto acuoso del interior se expanda omnidireccionalmente.

El sistema tiene también la ventaja de que, no solo apaga la llama sino que rocía la superficie para que la vegetación no prenda.