Quantcast

Medidas básicas para los diabéticos en verano

La subida de las temperaturas influye en la absorción de insulina por parte del cuerpo humano, y por eso la Federación de Diabéticos Españoles (FEDE) recomienda ser conscientes de cómo puede afectar el calor y qué hacer en caso de tener que enfrentar algún inconveniente.

Recomendaciones básicas

Para que las personas con diabetes no tengan que modificar su patrón de conducta ni sufrir ningún inconveniente en verano es necesario seguir las pautas básicas que recomienda la FEDE:

– Evitar la deshidratación. ?Cuando los pacientes con diabetes tipo 2 tienen los niveles de azúcar en sangre por encima de lo normal, suelen orinar más de lo normal. Esta pérdida de líquido sumada a la que produce el sudor debe vigilarse ya que puede provocar deshidratación?.

-Beber agua si se sienten mareos, sudor excesivo o dolores de cabeza.

– Controlar la alimentación, sobre todo aquellos productos ricos en carbohidratos, puesto que tienen efecto sobre la glucemia. ?Se pueden tomar pero deben compensarse a lo largo de una comida?.

-Controlar la glucemia antes y después de hacer ejercicio. Al hacer cualquier actividad física hay que evitar una posible deshidratación.

-Ser cuidadoso al conservar medicamentos, pues el calor les afecta. Se debe proteger de la luz del sol y del calor excesivo, más cuando se viaja en coche.

-Trasportar la insulina en una nevera para que conserve la temperatura adecuada.

-A pesar de alterar el horario de sueño y de comidas, por ejemplo, se debe ser puntual con el control de la patología y la administración de insulina. Si suceden retardos de forma reiterada, ?puede provocar complicaciones por no seguir adecuadamente las pautas fijadas en relación al tratamiento?.