Quantcast

Wert no seguirá en política cuando deje de ser ministro

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha
afirmado hoy que no va a seguir en política cuando termine el cargo que
actualmente desempeña y que lo volvería a aceptar aunque supiera que iba
a recibir tantas críticas
. Wert ha hecho estas declaraciones en un
desayuno informativo en el que ha asegurado que no tiene «ambiciones
políticas».

Ha añadido que sería «un imbécil» si dijera que siente
satisfacción ante la polémica que suscita
y los actos de protesta que
recibe cuando llega a los sitios, pero que aún no ha llegado al punto de
que se haya «minado» su moral.

Preguntado en el acto sobre si
cree que ha creado él solo muchos independentistas por la polémica
surgida cuando afirmó en el Congreso que quería «españolizar a los
catalanes»
, Wert ha sostenido que ese término lo utilizó ante una
diputada catalana y que él, aunque «no se puede arrepentir más», replicó
con la misma frase. «Si me vuelven a hacer esa pregunta contestaría de
otra forma pero el fondo es el mismo», ha resaltado.

Wert ha
desvelado que en los últimos meses ha dedicado más del 60% de su tiempo
al diálogo sobre la reforma educativa
, principalmente para deshacer
prejuicios y malas interpretaciones de su texto. Ha dicho que,
«curiosamente», quienes arguyen falta de necesidad para una nueva
reforma educativa y critican que cada Gobierno impone una «no dicen la
verdad» porque solo ha habido legislaciones educativas que hayan entrado
en vigor auspiciadas por el PSOE.

El ministro también ha
criticado al líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba.
«Me repugna la
personalización del debate y la asunción de paternidad de la educación
por parte de Rubalcaba», ha afirmado. A su juicio, las enmiendas de la
oposición «solo sirven para mantener el actual 'statu quo' de la
educación».

Wert ha recordado que en 2004, el Ejecutivo de José
Luis Rodríguez Zapatero derogó por decreto el calendario de la Ley
Orgánica para la Calidad Educativa (LOCE), aprobada por el Gobierno de
Aznar, y en 2006 puso en marcha la actual Ley Orgánica Educativa, que no
contó con el apoyo del PP. Sin embargo, el ministro ha abogado por
conseguir un pacto educativo
y un consenso que vaya «más allá» de los
dos grandes partidos.