Quantcast

Así será el Opel Insignia Country Tourer

El nuevo Opel Insignia aún no ha hecho su presentación en sociedad, lo hará en septiembre con ocasión del Salón de Fráncfort, y ya cuenta con tres versiones claramente diferenciadas. El berlina, como referente de la gama; su hermano el Sports Tourer, como un station wagon elegante y el nuevo Country Tourer, que por su aspecto musculoso y mayor distancia libre al suelo, ofrece unas prestaciones próximas a las de un todoterreno.

La carrocería del nuevo Insignia incorpora protecciones en los bajos de la carrocería, tanto delante como detrás, combinados con marcados pasos de rueda y un revestimiento más bajo en la carrocería. Además, por la doble salida del escape su imagen es igualmente deportiva. Con tracción integral, que asegura el agarre y una mejor estabilidad en superficies de baja adherencia, el Country Tourer se venderá en el mercado español con dos potentes turbodiésel de inyección directa.

El sistema de tracción, controlado electrónicamente, va asociado a un diferencial autoblocante que asegura tracción tanto en todo tipo de superficies. El reparto de par motor de 0 a 100 % entre el eje delantero y trasero, así como entre ambas ruedas traseras, ocurre incluso antes de que una rueda comience a patinar por falta de tracción, por ejemplo, sobre mojado o en carreteras cubiertas de nieve.

La máxima estabilidad y el mayor dinamismo se aseguran por el diferencial autoblocante trasero. Controla la distribución de par entre las ruedas traseras, y al detectar una pérdida en una rueda transmite más par a la otra. El Insignia Country Tourer puede ofrecer propulsión incluso cuando tres de sus ruedas estén en pérdida o terreno resbaladizo y solo una de ellas tenga tracción.

Los motores turbodiésel desarrollan 163 y 195 caballos de potencia. El primero con 350 Nm de par que puede incrementarse hasta los 380 Nm en cortos espacios de tiempo, -léase el adelantamiento a un camión- gracias a la función overboost. El más potente, con dos turbos que refuerzan la respuesta tanto en la parte baja del cuentarrevoluciones como en la alta, viene de serie con una caja de cambios automática de seis relaciones.

Por fuera, el Country Tourer lleva ruedas más grandes y por su altura elevada 20 milímetros con relación a los otros Insignia, ofrece una gran ventaja cuando se encuentra con terreno accidentado, carreteras nevadas, o simplemente cuando el camino se hace más duro. Con la característica parrilla de Opel, ahora más ancha y más baja, el estilo frontal tiene una apariencia distintiva. La barra horizontal de la parrilla lleva incorporado el logo de la marca, esculpida en forma de ala, con sus bordes laterales girados hacia arriba como álabes recorriendo los faros delanteros.

Otro elemento significativo es el revestimiento en color antracita de los laterales y las secciones inferiores de los bajos la carrocería, que también hacen los pasos de rueda más pronunciados; en definitiva, un aspecto más musculoso. Los faros delanteros tintados, con acentos cromados encastrados incorporan luces diurnas led, un diseño que se repite en la parte trasera, donde las pilotos y luz de freno con led, con sus exclusivos elementos de diseño otorgan al nuevo Insignia Country Tourer un aspecto de deportivo aventurero y prestigioso.

Los precios y equipamientos en España del Insignia Country Tourer, así como del resto de las versiones de la nueva gama Opel Insignia se anunciarán en breve, momento que se podrán realizar los primeros pedidos de la nueva gama.