Quantcast

Camacho respeta que se quiera seguir investigando el caso de espionaje

La presidenta del PP de Cataluña y senadora, Alicia Sánchez-Camacho, ha expresado el respeto de su partido a que la fiscalía anticorrupción de Barcelona siga investigando el presunto espionaje en el restaurante La Camarga del que fue objeto ella misma y ha defendido que fue el PP el que presentó «la denuncia inicial en todo este proceso».

La dirigente catalana se ha referido así a la decisión de la fiscalía de continuar las pesquisas por entender que puede existir un interés general que defender en este asunto, y a pesar de que la propia Sánchez-Camacho pidiese el archivo de la causa contra Método 3, la empresa responsable del espionaje.

En declaraciones en el Senado, Sánchez-Camacho ha admitido que continúe la investigación si se entiende que en este caso puede haber una «pluralidad de afectados» y no solo las dos personas cuya conversación se espió (ella y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, Victoria Alvarez). «Respetamos la decisión de la fiscalía y la que tomen los jueces y que se investigue si se afecta a una pluralidad y al interés general», ha dicho.

A continuación, y tras recordar que fue su partido el primero en denunciar el pinchazo de esa conversación, ha recordado que la empresa ya reconoció lo ocurrido y «los perjuicios personales y políticos» causados a las dos partes demandantes, que acordaron el archivo de la causa y una indemnización. «La parte demandada lo reconoció y compensó a las partes perjudicadas», ha dicho.

Alicia Sánchez-Camacho ha dicho también que espera que se aclare igualmente quién es el responsable de la «manipulación y publicidad» de esa conversación «privada y legal» grabada en el restaurante La Camarga. «Lamento que los derechos constitucionales de las personas se vulneren. Es una conversación privada y además manipulada y deberá saberse quién lo realizó», ha dicho.