Quantcast
domingo, 22 mayo 2022 0:17

Kilómetro cero: «Defensa del amarillo»

Como no saben lo que puede pasar en el futuro, RadioShack se ha aferrado al maillot amarillo de Bakelants y lo defendió durante toda la etapa, poniendo a trabajar a todos sus corredores. Se libraron Haimar Zubeldia y Andy Schleck.

El resto se distribuyó el control de la carrera que sólo tenía un fin: llegar al sprint para evitar perder lo que supone comandar la general del Tour a nivel publicitario, además de arropar a un ciclista que lleva años trabajando para sus líderes. Saben que lo tienen casi imposible en la contrarreloj por equipos que tendrá lugar en Niza, lo que no les importó para seguir controlando los kilómetros finales.

Cumplieron el objetivo. No estarán muy lejos de quienes ganen esa crono, en la que equipos como Omega, Garmin, BMC o Sky se van a jugar no sólo la victoria de etapa, sino el primer puesto de la general.

En el Tour todo el mundo pelea, y defiende, lo que ya tiene conseguido, hasta que se lo quite alguien. RadioShack estaría encantado de tener que seguir trabajando. Eso significaría que seguirían de amarillo. Lo que está pasando es lo mejor que les puede pasar a quien se van a jugar la general, que de esta forma ven como no tienen que empezar a quemar corredores desde el inicio del Tour.

Estamos en una carrera que está teniendo un inicio atípico: no ha habido prólogo, no hay bonificaciones, las etapas tienen una cierta dureza, los sprinters puros, la mayoría de ellos, no llegan delante, la igualdad es total, lo que abre mucho las opciones de equipos y corredores que en condiciones normales se tendrían que conformar con esperar a que se produzcan diferencias en la general para moverse.

Todas esas razones, y algunas más, nos llevan a manejar una cierta tensión, que afortunadamente no se ha traducido en más caídas gracias a la selección que ha hecho el terreno que hay en Córcega. En cualquier caso, las victorias están siendo muy repartidas, con ciclistas de nivel que no pertenecen a las formaciones más fuertes. De Niza, el Tour debe de salir un poco más controlado, más ordenado, para recuperar una normalidad que se ha roto en una isla.