Quantcast

La derrota en Vitoria es la mayor "paliza" que sufre CB Murcia en su historia

Murcia, 24 nov (EFE).- La derrota por 105-60 encajada ayer por el Club Baloncesto Murcia en la pista del Tau Vitoria es la mayor "paliza" sufrida por el conjunto murciano en sus 23 años de historia y la diferencia más abultada de la temporada en la Liga ACB.

El conjunto dirigido por Manolo Hussein se vio arrollado desde el principio por el Tau en el pabellón Fernando Bruesa Arena de la capital alavesa y los 45 puntos de desventaja con los que concluyó el choque constituyeron una humillación que superó la anterior mayor derrota del club, que databa de la temporada 1993/1994.

Entonces, el 12 de octubre de 1993, el CB Murcia cayó por 43 puntos en la cancha del OAR Ferrol (95-52), aunque estas diferencias quedan muy lejos del récord absoluto en la máxima categoría del baloncesto español, que fue el 140-48 (92 puntos de renta) del partido Real Madrid-Breogán de Lugo de la ya lejana 1975/1976.

El conjunto murciano, que afronta su duodécima temporada en la ACB, se ha acostumbrado en la presente campaña a recibir palizas y ya ha perdido por 20 puntos ante el Barcelona y por 25 frente al Unicaja, en ambos casos como local, por 16 en la pista del Fuenalbrada y por 17 en la del Estudiantes antes del varapalo de Vitoria.

A pesar de todos esos malos resultados, el cuadro de Hussein es el decimoquinto clasificado y está fuera de los dos puestos que condenan a la Liga LEB y su balance de 3 victorias y 7 derrotas mejora los números del Vive Menorca y el Cajasol Sevilla.

Con el objetivo de seguir por encima de las posiciones de descenso, el CB Murcia recibirá el domingo al Iurbentia Bilbao en un partido para el que Hussein podrá contar con todos sus efectivos, incluidos el base Gonzalo Martínez y el pívot Jesse Young.

El primero de ellos reapareció ayer después de tres jornadas ausente por culpa de una lesión en la espalda, mientras que el jugador canadiense con pasaporte irlandés debutó en la temporada tras superar una lesión también en la espalda y la fractura de un dedo de la mano derecha. EFE

mt/cg/nam