Quantcast

Manu del Moral, Sergio Ramos, Quero, Pandiani y Sesma

Roberto Morales

Madrid, 23 nov (EFE).-

MANU DEL MORAL.

Un tanto suyo en el Camp Nou cortó la racha del Barcelona e impidió a Pep Guardiola igualar los números históricos de Ladislao Kubala. Oxígeno para Víctor Muñoz en su regreso al Camp Nou gracias al tanto de Manu, que vuelve a jugar en su demarcación preferida.

De nueve, alejado de banda por primera vez en la temporada, fusiló a Víctor Valdés y demostró, como dijo en la previa, que jugar en el Camp Nou da de todo menos miedo. La oferta del Real Mallorca en verano no le hizo cambiar de aires. Sigue siendo una apuesta de Ángel Torres. Lo agradece con goles importantes.

SERGIO RAMOS.

Las necesidades -sanción de Gabriel Heinze y lesión de Fabio Cannavaro- condujeron a Bernd Schuster a ubicar a Sergio Ramos como central. El resultado, el único aspecto positivo de un duelo, ante el Recreativo, para el olvido. El Real Madrid volvió a dejar la portería a cero trece partidos después.

Forma Ramos con Pepe una pareja con buena compenetración. Les sobra raza a los dos y concede al equipo blanco una salida limpia de la jugada. En esa posición eligió bien sus apariciones ofensivas y explotó sus cualidades. Recuperó la confianza perdida en el lateral derecho. Un guiño que debió realizar antes Schuster tras el intercambio de golpes. El técnico le acusó de infiltraciones inexistentes con España. El jugador le respondió con una 'rajada' en una entrevista. El tiempo calma las cosas y Sergio comienza a recuperar su imagen.

JUAN QUERO.

Tiene aspecto de piloto de motos pero es futbolista. No llega al 1,60 de altura y tiene una habilidad que siempre sorprendió en su crecimiento en modestos del fútbol madrileño. Del Santa Ana y el Alcorcón a dejar sentado a Heitinga y ser pieza clave del punto obtenido por el Numancia ante el Atlético de Madrid.

Andaba cortado en Fez (Marruecos) como invitado en el partido de la pobreza que organizan Zinedine Zidane y Ronaldo Nazario. Pierde su timidez en el campo, donde abrió el marcador. Por la banda izquierda explota su velocidad y se gana elogios en su irrupción en Primera división.

WALTER PANDIANI.

A su estilo, con un cabezazo inapelable, levantó Pandiani a un Osasuna gafado ante el gol y provocó la reacción del equipo que dio el primer triunfo a José Antonio Camacho, marcando los mismos goles en un partido, tres, que los que llevaba en once partidos de Liga. El uruguayo gana a Portillo la lucha por ser delantero centro y en unos minutos pasó del éxito del gol a ser sustituido por una inoportuna lesión.

JONATHAN SESMA.

Su zurda privilegiada firmó dos de los tres goles del Real Valladolid en la gran sorpresa de la jornada, ante el Villarreal en El Madrigal. Sesma representa el éxito de una carrera repleta de trabajo en conjuntos modestos antes de su crecimiento definitivo en el Cádiz que llevará siempre en su corazón. Ahora desata su desborde y su pegada en un equipo que demuestra que es posible hacer balance positivo del 'huracán' de los grandes. EFE

rmm/og