Quantcast

Largas colas y tranquilidad en la jornada electoral en Caracas

Mario Martín Matas

Caracas, 23 nov (EFE).- Largas colas de electores, ambiente de tranquilidad y un cielo sin lluvia marcan hoy la jornada electoral en Caracas, donde los ciudadanos acudieron a las urnas conscientes de la importancia a nivel nacional de estos comicios regionales.

"Se está jugando mucho", afirmó en declaraciones a Efe Freddy Frontado, que resumía así comentarios de otros votantes quienes también destacaron la trascendencia de las elecciones de hoy.

Frontado, de 26 años, destacó antes de votar en el caraqueño Colegio Andrés Bello del municipio Libertador, tras más de una hora de cola, que se trata de unas "elecciones coyunturales", donde más allá de decidir el nombre de unos 600 cargos públicos también se verá el respaldo del que goza el presidente Hugo Chávez.

Esa fue una de las razones esgrimidas por los electores para explicar la masiva afluencia a las urnas, desde antes de las 06.00 (10.30 GMT), cuando abrieron los centros de votación y comenzaron unas elecciones que determinarán el mapa político venezolano.

"Además nos toca más de cerca, se trata de escoger a las autoridades más cercanas", consideró por su parte Irene González, de 40 años, en el Jardín de Infancia Cadafito del municipio caraqueño de Sucre, al tiempo que coincidió con otros entrevistados en señalar que hay "mucha más participación" que en otras elecciones.

González aseguró que llevaba más de cuatro horas en la cola y consideró de "suma importancia" acudir a las urnas.

Las largas colas fueron una constante en los centros de votación de la capital venezolana, donde los paraguas sirvieron más para protegerse del sol en ciertos momentos que para guarecerse de la temida lluvia, que, al menos por la mañana, no hizo aparición.

Personas más precavidas acudieron a los centros con taburetes y sillas plegables, preparados para afrontar la espera, mientras diversos puestos de comida y refrescos hacían negocio a las puertas de los colegios.

Los militares y efectivos de seguridad, unos 140.000 en todo el país, velaron por la normalidad y seguridad en la constitución de las mesas electorales, y se aprestaron a reducir la espera de personas ancianas o mujeres embarazadas, permitiendo su entrada directa a los centros.

Por su parte, el coordinador del CNE en el Colegio Cervantes del municipio Libertador, Stefano Gangi, vaticinó que en las 9 mesas bajo su supervisión podría darse una participación cercana al 70 por ciento del censo, unos 4.700 votantes en su caso.

Gangi reconoció la existencia de "ciertos problemas" con la gente de la tercera edad en el momento de enfrentarse a las máquinas de votación electrónicas, si bien coincidió en señalar la "normalidad" y la "tranquilidad" con la que se desarrollan los comicios.

Rafael Pérez, votante del mismo colegio, y cercano a los 70 años, mostró orgulloso su dedo meñique teñido de tinta, como prueba de su voto, al tiempo que comentó que para él el proceso fue "sencillo", gracias a la "chuleta" que estudió en su casa.

Las llamadas "chuletas electorales", pequeños papeles que sirven como guía para que los votantes tengan claro cómo seleccionar a los candidatos que prefieren una vez que se encuentren ante la máquina electrónica de votación, están autorizadas por las autoridades.

La máquina electrónica ofrece a los electores un resguardo que deben introducir asimismo en otra urna, para cotejar posteriormente los resultados obtenidos mediante los dos sistemas.

Los venezolanos deberán esperar a que el CNE ofrezca los primeros resultados, que ya serán "irreversibles" después del cierre de los colegios, previsto para las 16.00 horas (20.30 GMT).

La jornada electoral en Caracas transcurre con absoluta normalidad, sin las temidas precipitaciones de los últimos días que dejaron en el país catorce muertos y causaron retrasos, ya solventados, en la instalación de 183 de las 11.000 mesas de votación. EFE

mmm/eb/vv

(con vídeo y fotografías)