Quantcast

Los aludes impiden llegar a los aislados por la erupción del Nevado del Huila

Bogotá, 23 nov (EFE).- Las lluvias causaron hoy nuevos aludes en el municipio colombiano de Belalcázar, el más afectado por la erupción del volcán Nevado del Huila, que impiden a los servicios de socorro llegar a la zona para evacuar a los cientos de indígenas atrapados.

Los dos primeros deslizamientos de lodo se produjeron de manera simultánea esta madrugada en el barrio Jardín Bajo, del municipio de Belalcázar, departamento del Cauca (suroeste), debido al agua que se embalsó en la quebrada El Salado.

Toneladas de lodo y troncos destruyeron más de 40 casas de esa localidad, la más afectada por la erupción del volcán, el pasado jueves por la noche, que dejó diez indígenas muertos y otros ocho desaparecidos.

El jefe de la Cruz Roja Colombiana en el municipio de Paéz, Wilson Quintero, informó de que las avalanchas iniciaron su recorrido hacia la una de la mañana y a las tres llegaron a Belalcázar.

"Hacia la una de la mañana nos reportó un socorrista de la Cruz Roja una avalancha de lodo por represamiento. Esta avalancha fue causada por una quebrada y bajó con tanta fuerza que arrasó con todo", dijo.

Los organismos de prevención y atención en caso de desastres evalúan la situación e intentan establecer si los aludes han causado nuevas víctimas o damnificados en la zona afectada.

La inquietud se apoderó de los lugareños cuando la Cruz Roja advirtió de la llegada de una tercera avalancha en las próximas horas, más grande que las dos anteriores, debido a las lluvias que se embalsan en la parte alta del cañón de El Salado.

"Se aproxima una nueva avalancha mucho más grande que las de anoche", dijo un indígena que salió de la zona donde se concentran las aguas de la quebrada.

Los lugareños esperan ser evacuados de inmediato ante las persistentes lluvias y las continuas avalanchas que se producen.

"La situación que se está viviendo es caótica, estamos en una crisis total, hay una zozobra terrible. Esperamos que el Gobierno tome medidas urgentes porque hoy amanecimos en medio de un caos terrible, creo que se va a tener que hacer una evacuación masiva de inmediato", dijo Diego Arias, uno de los pobladores.

Sin embargo, la Fuerza Aérea Colombia (FAC) tuvo que suspender los vuelos, la única forma de entrar o salir de la zona, debido al mal tiempo y solo un helicóptero con alimentos pudo llegar hoy a Belalcázar.

Los alimentos también escasean en esa localidad porque ha sido imposible la entrada por tierra o aire de más ayudas para los indígenas que habitan la zona, los cuales se vieron ya afectados por por dos aludes que se produjeron el mismo jueves en el momento de la erupción volcánica.

La directora de Prevención y Atención de Desastres del Ministerio del Interior y de Justicia, Luz Amanda Pulido, confirmó que este sábado fueron evacuadas 218 personas y que fueron 40 las viviendas afectadas por las nuevas avalanchas.

"Están llevando apoyo alimentario porque ya empieza a haber una crisis de alimentos en la zona y vamos a intentar llevar unas plantas eléctricas", dijo.

Las autoridades no han podido llegar a las partes más altas del volcán, porque el mal tiempo ha impedido que los helicópteros con ayudas se desplacen y las carreteras resultaron destruidas por las fuertes avalanchas que se produjeron en el momento de la erupción.

A medida que los equipos de socorro avanzan a pie por la montaña la cifra de víctimas, heridos y desaparecidos aumentan.

La erupción del volcán Nevado del Huila formó un cráter de unos 400 metros de diámetro en uno de los picos de esa cumbre del suroeste colombiano, el más alto de la cordillera Central andina de Colombia.

En marzo de 2007 y tras 500 años de inactividad, el volcán comenzó a registrar niveles altos de actividad y tuvo una primera erupción el pasado 17 de abril. EFE

fer/cr