Quantcast

Jefe de la Junta Militar promete resolver conflicto con mauritanos negros

Nuakchot, 23 nov (EFE).- El presidente del autoproclamado Alto Consejo de Estado en Mauritania, Mohamed Uld Abdelaziz, ha prometido arreglar la cuestión del llamado "pasivo humanitario", que designa la discriminación contra la comunidad de mauritanos negros.

"El Estado se empleará al máximo para resolver el delicado y complejo problema del pasivo humanitario, y dispone de medios para hacerlo", señaló a la prensa el general Abdelaziz, jefe de la Junta Militar desde el golpe de Estado del pasado 6 de agosto.

En una visita a un centro educativo en la ciudad de Rosso, junto a la frontera con Senegal, el general subrayó la predisposición de todos los mauritanos a superar el pasado y a tratar las secuelas negativas con el fin de garantizar una vida digna para las próximas generaciones.

"Debemos insistir en lo que nos une, no en lo que nos separa", dijo el "hombre fuerte" de Nuakchot.

Las ONG de derechos humanos se refieren con "pasivo humanitario" a las ejecuciones, torturas, pillajes, deportaciones y actos de represión extrajudiciales perpetrados contra los negros mauritanos entre la mitad de la década de 1980 y comienzos de la década de 1990.

Estas violaciones llegaron tras las tentativas de golpes de Estado a cargo de oficiales negros (1986-1987) y después de los conflictos inter-étnicos entre las comunidades árabe-bereber y negro-africana de abril de 1989.

Según el portavoz del Colectivo de Víctimas de la Represión (COVIRE), Kane Saidu, al menos 3.000 militares negro-mauritanos fueron víctimas de la represión, entre ellos 500 desaparecidos.

En declaraciones a Efe, Saidu recordó a los supervivientes de la represión, que en muchos casos sufren enfermedades psíquicas y físicas a causa de la tortura, y a las viudas de las víctimas. EFE

mo-er/ik