Quantcast

Valencia muestra mejor su identidad como visitante que como local

Alfonso Gil

Valencia, 23 nov (EFE).- El Valencia ha demostrado en los últimos partidos que le resulta más fácil encontrar su identidad como visitante que ante su público, aunque al principio de la temporada fuera al revés, ya que el equipo se afianzó antes en Mestalla que en sus desplazamientos.

A estas alturas de la Liga, con el empate a cero del sábado en Sevilla y tras haber disputado ya doce partidos de la competición, el Valencia se ha mostrado últimamente más consistente lejos de su campo que en Mestalla.

Las derrotas en casa en los dos últimos partidos, ante el Racing de Santander (2-4) y el Sporting de Gijón (2-3), han encontrado réplica en la victoria en Getafe por 0-3 y la igualada de Sevilla, en el primero de los encuentros que el Valencia ha disputado en este campeonato contra uno de los seis primeros clasificados.

Los números reflejan que el Valencia se encuentra más cómodo como visitante, ya que no ha perdido fuera de casa en toda la Liga, donde ha sumado doce puntos, la mitad de los veinticuatro que tiene, merced a tres triunfos, ante Málaga, Valladolid y Getafe, y tres empates, ante Almería, Recreativo y Sevilla.

Como local, el Valencia ganó en sus cuatro primeros encuentros (Mallorca, Osasuna, Deportivo y Numancia), pero ha perdido los dos últimos ante Racing y Sporting.

Aunque en Mestalla el Valencia ha logrado dieciséis goles, le han marcado nueve; mientras que lejos de casa ha obtenido nueve, pero tan sólo ha recibido tres.

Con independencia de las cifras, las sensaciones dejadas por el equipo han sido mejores últimamente a domicilio que en su propio campo, ya que ni ante el Racing ni ante el Sporting, el Valencia fue capaz de demostrar su fútbol y se jugó, sobre todo en el caso del partido ante el equipo asturiano, al ritmo que quiso su oponente.

Las largas posesiones de balón de los centrales del Valencia eran consecuencia de la buena disposición del rival sobre el terreno de juego, pero también de la falta de capacidad para canalizar el fútbol por el centro del campo o entre líneas, donde se nota la ausencia del lesionado David Silva.

De esta forma, el pase al guardameta brasileño Renan, que sacaba en largo el balón, era un recurso tan frecuente como ventajoso para los defensores rivales.

Sin embargo, el Valencia ha presentado mucha más oposición a domicilio, donde no le ha importado que el balón fuera del oponente, sin que ello supusiera no tener su posesión durante muchas fases del encuentro, gracias a la participación creciente en el juego de Rubén Baraja.

Ante el Sevilla, el Valencia no dispuso de muchas ocasiones para marcar, pero dejó al sensación de que el rival también iba a tener problemas para hacerlo, con lo que logró un punto ante un equipo de "su misma Liga" y se convenció de que en futuros desplazamientos va a tener opciones de puntuar.

Esto es importante para el equipo que entrena Unai Emery, sobre todo si se tiene en cuenta que en Sevilla no pudo jugar su futbolista de referencia en misiones defensivas en el centro del campo, David Albelda, que estaba sancionado y que el equipo no acusó los problemas físicos de Emiliano Moretti.

El lateral izquierdo italiano se lesionó en un momento en el que el otro lateral, Asier del Hiorno, también tiene problemas y no fue convocado, sin que el equipo lo acusara.

Con este panorama, el Valencia tiene como asignatura pendiente sacar adelante los próximos partidos en casa ante Betis y Espanyol, con la mente puesta en la dificultad de los desplazamientos para jugar ante el Barcelona y el Real Madrid, respectivamente.

La mejoría del Valencia fuera de casa ha sido una constante del presenta 2008, ya que en la pasada campaña, a pesar de que el equipo estuvo cerca del descenso, su imagen a domicilio ya fue mejor que la ofrecida en casa por lo que el equipo sumó, por primera vez en su historia, más puntos lejos de Mestalla que en casa. EFE

ag/jag