Quantcast

Las denuncias contra Amparo Cuevas y sus seguidores

Madrid, 23 nov (EFE).- La Asociación de Víctimas de las Supuestas Apariciones de El Escorial, que preside Juan Carlos Bueno Suescun, lleva varios años presentando demandas ante los tribunales contra Amparo Cuevas y sus seguidores, a los que acusa de estafa y de comportamiento sectario, principalmente.

Juan Carlos Bueno y su hermano Javier pusieron en marcha la Asociación a raíz de que José Luis, otro de los hermanos, decidiese entrar en la comunidad de Amparo Cuevas, atraído por la religiosidad que se vive allí y, según cuenta a Efe, porque al llegar al prado notó "un perfume especial, algo sobrenatural que le llenó y que le hizo desistir de colaborar con las misioneras de Teresa de Calcuta, su primera intención, y quedarse en el lugar de las apariciones".

Se confiesa muy religioso y afirma que cree "que es verdad que aquí se ha aparecido la Virgen y que Amparo Cuevas fue elegida para transmitir los mensajes de la Virgen de los Dolores al mundo".

Sus hermanos Juan Carlos y Javier, de los que José Luis dice a Efe "que lo único que quieren es quedarse con mis propiedades, que siguen siendo mías aunque ellos digan que se las he donado a los seguidores de Amparo Cuevas", consideran que José Luis padece algún tipo de trastorno y por ello han intentado en varias ocasiones ante los tribunales que le quiten el control de sus bienes, sin conseguirlo.

Hasta ahora, los tribunales no les han dado la razón en cuanto a las acusaciones de estafa e, incluso, en una reciente sentencia, la titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número cuatro de San Lorenzo de El Escorial, María Lourdes Platero Parada, decreta el sobreseimiento libre de las actuaciones realizadas y el archivo de la causa en relación con la querella por presunta estafa y coacciones presentada contra la vidente Amparo Cuevas y sus principales colaboradores.

La juez considera en el Auto, contra el que cabe recurso, que de la instrucción practicada "no se infiere ni de las instituciones a la que pertenecen los querellados ni se aprecia en ellos la existencia de una finalidad subrepticia, encubierta o solapada, tendente a obtener de las personas que se acercan a las mismas un acto de disposición patrimonial en su beneficio". EFE

mvf/ero