Quantcast

Seminario internacional comienza con llamamiento a unidad y a reforma sistema

La Romana (R. Dominicana), 22 nov (EFE).- La necesidad de que todos los países se unan ante la crisis financiera internacional y la de reformar el sistema financiero fueron los principales mensajes con los que se abrió el seminario internacional sobre la crisis financiera que se celebra hoy y mañana en La Romana (este).

El presidente dominicano, Leonel Fernández, inició las sesiones de trabajo con un mensaje a favor de que se escuchen "las propuestas del sur" para lograr "un sistema más integrador, más proclive a la justicia social".

Recordó que el actual "problema financiero global no es de la exclusiva competencia del G-20", a pesar de que este grupo represente el 90 por ciento de la economía mundial, sino de un "G-192" que reúna a todos los países que forman parte de Naciones Unidas.

Fernández, en declaraciones a los periodistas antes de la apertura de la reunión internacional, titulada "El emergente orden financiero global", defendió que: "se tomen en consideración nuestros intereses nacionales", para que "en esta economía globalizada, nadie quede fuera".

Además de Fernández, anfitrión de estas jornadas, el presidente de El Salvador, Elías Antonio Saca; el de Honduras, Manuel Zelaya, y la primera Ministra de Haití, Michéle Pierre-Louis, participan en el seminario regional.

En la apertura del seminario, la secretaria general de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, destacó la necesidad de que el sistema financiero internacional sea sometido a una reforma que, dijo "no la puede resolver el G-20" en solitario, y abogó por el multilateralismo en la búsqueda de soluciones.

Tras destacar el coste social de la crisis financiera actual y el impacto que está causando en los inmigrantes por el descenso de las remesas, Bárcena abogó por la adopción de medidas para afrontar la recesión que no creen una sobre-regulación ni favorezcan el excesivo proteccionismo en los mercados.

Al mismo tiempo, pidió decisiones que protejan el gasto social y generen empleo, y que defiendan el medio ambiente, y abogó por la solidaridad de las naciones desarrolladas con respecto a los países subdesarrollados.

La responsable de la CEPAL valoró los esfuerzos que hace el Fondo Monetario Internacional (FMI) para apoyar las necesidades de liquidez de las economías emergentes, aunque consideró que los fondos disponibles resultan insuficientes.

Consideró importante el papel de iniciativas como la del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) de incorporar a China entre sus socios y subrayó la importancia de no descuidar la atención a los más pobres.

En el encuentro participa también el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza; el financiero estadounidense George Soros y el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, entre otros.

El Gobierno dominicano espera que de este encuentro surjan las directrices "sobre lo que debería ser una nueva arquitectura financiera global", por lo que los asistentes plantearán "las sugerencias de la región para armar ese nuevo orden financiero", según el ministro de Economía, Planificación y Desarrollo dominicano, Temístocles Montás.

Se pretende "fijar desde la región posiciones sobre la actual crisis financiera internacional, cómo vemos la crisis desde la región y cuáles son las medidas y decisiones que se deben tomar de manera que no afecte, no solo a los países desarrollados, sino tampoco a los países de economías emergentes", agregó.

El programa de las sesiones, cuyas conclusiones serán presentadas el domingo por el presidente dominicano, Leonel Fernández, incluye también una sesión sobre la reciente cumbre del G-20 y un panel titulado "La nueva arquitectura financiera: desafíos y perspectivas para la región". EFE

jsm/jrh

(con fotografías)