Quantcast

Asia Pacífico redobla su apuesta por el libre comercio en medio de la crisis

Lima, 22 nov (EFE).- Los gobernantes de la región Asia Pacífico respaldaron hoy el plan de acción del G-20 para afrontar la crisis económica mundial y opinaron que poner obstáculos al libre comercio no hará mas que agravar la situación.

La XVI Cumbre de Líderes del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) comenzó hoy en Lima con una reunión a puerta cerrada de la que surgió un comunicado conjunto sobre la "economía global", tras lo cual los participantes debatieron con integrantes del Consejo Asesor Empresarial (ABAC) de la organización.

La crisis económica que afecta al mundo entero es el telón de fondo de la cumbre de Lima y aunque no está propiamente en la agenda, sí está dominando las reuniones, declaraciones y debates de las reuniones previas o paralelas a la de los líderes.

Para los 21 miembros de APEC, la solución al torbellino financiero y económico no está en el proteccionismo, sino en mantener los principios del libre mercado que han inspirado a esta organización desde su creación en 1989, señala la declaración.

"Reiteramos nuestra creencia de que los principios del libre mercado y los regímenes de libre comercio e inversiones, seguirán llevando al crecimiento global, el empleo y la reducción de la pobreza", manifestaron los gobernantes.

La declaración supone un espaldarazo para las medidas acordadas en la reunión del Grupo de los 20 en Washington, incluyendo un plan de acción de reforma de los mercados financieros, con el fin de recuperar "el crecimiento económico global y la estabilidad".

Los gobernantes advirtieron del riesgo de que un menor crecimiento mundial lleve a "adoptar medidas proteccionistas".

Al respecto, se comprometieron a no "levantar barreras a la inversión o al comercio de bienes y servicios, imponiendo nuevas restricciones a la exportación" en los próximos 12 meses.

En su declaración los gobernantes apoyan también los esfuerzos de las instituciones financieras y los bancos privados "para asegurar que esté disponible la financiación adecuada para los negocios, incluidas la pequeñas y medianas empresas, y mantener el flujo de comercio e inversión en la región", dijo la declaración.

Subrayó además "la importancia de la reforma en curso del sector financiero" y opinaron que a medida que el sistema "se profundiza y se hace más complejo, los instrumentos reguladores y de supervisión deben ser más efectivos".

Los gobernantes de APEC señalaron que "la crisis también ha revelado la necesidad de desarrollar unas normas más efectivos de manejo empresarial y de gestión de riesgo, así como la importancia de la responsabilidad social en el sector financiero".

Al declarar su firme apoyo a la declaración del G-20, subrayaron la necesidad de dar una amplia respuesta para "restaurar el crecimiento económico global y la estabilidad mediante una mayor cooperación macroeconómica".

También defendieron la necesidad de respaldar a "las economías emergentes y en vías de desarrollo" para que quede reflejada la "creciente voz y representación de esas economías" en las instituciones financieras internacionales.

Los líderes convocados en Lima reconocieron que el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial (BM), el Banco Asiático de Desarrollo (BAD), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otras instituciones multilaterales tienen una importante tarea en "asistir a la economías afectadas por la crisis".

Al mismo tiempo aseguraron buscar "una ambiciosa y equilibrada conclusión" de las negociaciones de la Ronda de Doha.

Por último, reafirmaron su compromiso con los "objetivos de Bogor", en referencia a la cumbre de APEC de 1994 en esa ciudad indonesia, de liberar y abrir el comercio y la inversión en Asia Pacífico.

En ese aspecto, instruyeron a su ministros para que aceleren la implementación de la agenda de integración económica regional, "incluida una posible área de libre comercio" de la región.

En cualquier caso, concluyeron, "la actual crisis de crecimiento no sacudirá nuestra determinación de afrontar los importantes desafíos que tiene la región", como el cambio climático, la seguridad energética, un desarrollo limpio y la lucha contra el hambre, la pobreza, la enfermedad y el terrorismo".

A la cumbre, que concluirá este domingo, asisten entre otros los presidentes de EE.UU., George Bush, China, Hu Jintao, Rusia, Dmitri Medvédev, Corea del Sur, Lee Myung-bak, Chile, Michelle Bachelet, y México, Felipe Calderón, así como los primeros ministros de Canadá, Stephen Harper, Australia, Kevin Rudd, y Nueva Zelanda, John Key.

Los 21 países de APEC reúnen el 41 por ciento de la población total mundial y representan el 49 por ciento del comercio mundial y el 55 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). EFE

ei/ar

(con fotografías)