Quantcast

Gobiernos deben defender su cine como patrimonio cultural, dice Del Real

México, 22 nov (EFE).- Los Gobiernos deben defender el cine de su país y verlo no sólo como negocio, sino como parte de su patrimonio cultural y de su identidad, dijo hoy a EFE el realizador español Antonio del Real.

Del Real, director y productor de la película "La conjura del Escorial", se encuentra en México para participar en el primer Festival de Cine español "ES.CINE", promovido por el director Enrique Rubio, hermano de la cantante mexicana Paulina Rubio, que se desarrolla desde el pasado jueves hasta el 27 de noviembre en ciudad de México.

"Los Gobiernos deben defender al cine como lo hace Nicolas Sarkozy en Francia, con incentivos fiscales, con apoyos y promoción para abrir mercados, para que se conozcan las producciones de cada país", explicó el realizador español.

Explicó que las empresas multinacionales no dejan "meter la cabeza, por que tienen sus propios intereses y controlan los mercados", y añadió que las cintas estadounidenses no se distribuyen porque tengan mayor calidad sino por su mayor marketing.

El director recordó que actualmente los cineastas hacen cine por amor al arte, pues no cuentan con ningún apoyo, como fue el caso de su película "La conjura del Escorial", una gran producción en la que invirtió 14 millones de euros (unos 17 millones de dólares) en solitario, "sin productora ni ninguna multinacional detrás".

"La realización de esta cinta es realmente un acto de amor al cine, con un gran esfuerzo en la que he invertido mi patrimonio y mi salud, es una lucha de un enano contra miles de gigantes", dijo Del Real.

Explicó que esta película aborda un tema histórico sobre las intrigas y la lucha por el poder en la Corte de Felipe II en España (1527-1598), "un episodio con personajes míticos españoles" y sobre el que se han escrito miles de libros.

Indicó que esta cinta, que fue rodada en inglés, se estrenó con éxito en España en septiembre pasado.

Del Real reconoció que el tema histórico es de alto riesgo para la inversión, aunque confió en que podrá abrirse paso y conquistar un público amplio.

Por su parte, el actor Juanjo Puigcorbé, que participa en "La conjura del Escorial", coincidió con Del Real en que el problema del cine iberoamericano consiste en que no hay una distribuidora de películas en la región y que las multinacionales controlan el mercado.

Señaló que, en España, el 19 por ciento de los filmes que se exhiben son españoles, mientras que en México apenas se proyecta entre el 9 ó 10 por ciento de películas mexicanas, y en Francia que defiende su cine se llega al 40 por ciento de filmes franceses.

El actor sugirió que sería deseable que los Gobiernos aborden en la próxima Cumbre Iberoamericana el tema de los audiovisuales y que creen una empresa multiregional que garantice la distribución.

Puigcorbé afirmó que, aunque la película es de carácter histórico, tiene los elementos de intriga y aventuras que hacen atractivas las historias de cualquier país, como son las del Oeste de Estados Unidos o las de samurais en Japón. EFE

jrm/jrh/may