Quantcast

La impaciencia del presidente por pronunciar su discurso

Lima, 22 nov (EFE).- El presidente de EE.UU., George W. Bush, salió al estrado pensando que su presentador, el empresario peruano Ricardo Rizo, iba pronunciar un par de frases y cederle la palabra, pero le tocó esperar más de cinco minutos y varias páginas de alocución.

Bush pronunció hoy un discurso ante empresarios de los 21 países miembros del foro de Cooperación Económica Asia Pacífico (APEC) en Lima en el que defendió el libre comercio y advirtió contra una regulación excesiva.

En general, la costumbre cuando el presidente estadounidense interviene en un foro es que le presente una persona con apenas un par de frases e inmediatamente le ceda la palabra, pero en esta ocasión no sucedió así.

La sonrisa inicial de Bush, al que en alguna ocasión se le ha escuchado criticar los discursos demasiado largos, fue dando paso gradualmente a una incomodidad clara.

Primero empezó a cruzar las manos, mientras la mirada se le volvía cada vez más inquieta. Luego fueron los pies, que empezó a mover en señal de impaciencia. En un momento dado frunció el ceño y se mordió los labios.

Sólo recuperó la sonrisa cuando Rizo concluyó su alocución y finalmente le cedió la palabra. "Gracias, señor", le replicó el presidente estadounidense. EFE

mv/ar