Quantcast

El Ricoh Manresa espera romper la racha de tres derrotas

Manresa (Barcelona), 22 nov. (EFE).- El Ricoh Manresa no puede fallar mañana en casa ante el MMT Estudiantes, después de encadenar tres derrotas consecutivas (Zaragoza, Gran Canaria y Barça). Después de un buen inicio de temporada, los catalanes deben recuperar el nivel para mantenerse lo más alejados posible de las posiciones de descenso.

En la misma línea se plantea los partidos el Estudiantes, que con solo una victoria menos que los manresanos, ya han conseguido algo más que ellos: ganar en el Palau Blaugrana esta temporada.

Los de Jaume Ponsarnau perdieron el miércoles por quince puntos y confirmaron algunos de los problemas de esta temporada, sobretodo en el ataque y el tiro exterior. En este sentido, el entrenador del Ricoh comenta que 'me preocupa el nivel en ataque del equipo porqué creo que podemos hacerlo mejor. Y es que estoy convencido que el talento de los jugadores de este equipo da para jugar mejor'.

Una victoria ante el Estudiantes podría tener un doble valor, ya que esta temporada el conjunto que dirige Luis Casimiro volverá a ser un rival directo en la lucha por la permanencia.

Sin embargo, Ponsarnau opina que 'no hay ningún partido que cuente por dos, a no ser que cambie la normativa. El Estudiantes es un rival de esta liga y ya veremos al final si compartimos objetivo y si realmente las victorias habrán sido más o menos importantes'.

Ahora mismo, Ponsarnau solo piensa en el Estudiantes, un equipo del destaca la 'capacidad física de los hombres exteriores, de su juego al poste medio de sus exteriores e interiores, la capacidad de sus bases para generar con el bloqueo directo', a parte del hecho que 'es un equipo que está creciendo, que está mejorando en su juego, en el que se nota la mano de su entrenador a nivel de la filosofía de juego'.

Ponsarnau cree que 'nos tenemos que preparar para un Estudiantes mejor que en el último partido'.

El técnico catalán también destaca que se trata de un conjunto diferente al del año pasado, 'con un juego que pretende respetar al máximo los espacios con equilibrio, con circulación de balón, bloqueo directo y donde en la mayoría de ocasiones hay cuatro jugadores abiertos… y para mi es una virtud'.

Por todo ello, Ponsarnau prevé un 'partido competido, con defensas duras. Dos equipos que quieren mover bien el balón en ataque y que trabajan para encontrar buenos tiros'. EFE.

mam/mcb/jag