Quantcast

La muerte de Álvaro Ussía desencadena el cierre de discotecas en Madrid

(actualiza la noticia con el mismo título y referencia NE5045 al incluir información sobre la manifestación)

Madrid, 21 nov (EFE).- La muerte el pasado sábado del joven Álvaro Ussía Caballero presuntamente a manos de los porteros de una conocida discoteca madrileña ha desencadenado el cierre de otros cuatro locales emblemáticos de la ciudad que acumulaban infracciones administrativas.

Tras cerrar hace dos días la discoteca El Balcón de Rosales, junto a la que murió Álvaro, el Ayuntamiento de Madrid ha clausurado en las últimas horas la sala de conciertos La Riviera, Moma 56, But y Macumba.

Otras como New Garamond han pagado una sanción que por ahora las ha salvado de cierre.

El Ayuntamiento alega que estas salas han cometido "infracciones graves" relacionadas con las licencias, mientras que los empresarios dicen estar "sorprendidos" y "preocupados".

Según ha declarado a Efe el gerente de la Asociación de Empresarios de Espectáculos, Salas de Fiesta, Discotecas y Ocio (Asfydis) de Madrid, Juan Antonio Fernández, los propietarios de las salas consideran injustificados estos cierres, aunque confían en que el afán por "demonizarles" y "culparles" de la muerte de este joven pase pronto.

Por su parte, la oposición municipal critica que estas salas no se hayan cerrado antes, si realmente incumplían la ley.

El portavoz del grupo socialista, David Lucas, ha lamentado hoy que "haya tenido que morir" el joven Álvaro para que el Ayuntamiento "despierte"; e IU ha señalado que las "prisas" de ahora por cerrar locales delatan la "desidia que ha habido antes para no hacerlo".

La oposición considera que si se ha producido un asesinato como consecuencia de una trifulca originada en un local que no debería estar en funcionamiento, cabe pedir responsabilidades a la administración que lo ha permitido.

También la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha mostrado partidaria de ser "riguroso" con los locales que incumplen la ley, mientras que el sindicato CCOO ha advertido de los efectos que puede tener el cese de la actividad de estas empresas sobre sus trabajadores.

La actuación de hoy del Ayuntamiento se produce después de que ayer la Comunidad aprobara un decreto que regula el trabajo de los porteros de bares y discotecas, a los que prohíbe ejercer funciones de seguridad y obliga a superar pruebas psicotécnicas y de conocimientos.

Entretanto, la familia, el colegio Monte Tabor de Pozuelo (donde estudiaba el joven) y los compañeros de Álvaro Ussía convocaron esta noche una manifestación frente a El Balcón de Rosales, a la que acudieron miles de personas, en su mayoría jóvenes con camisetas con la foto estampada de Álvaro y el lema 'Alvaro Ussía. ¿Por qué?'.

La concentración, que duró unos 45 minutos, arrancó con unas oraciones, a las que siguieron cinco minutos de silencio, tras los cuales dos amigos de Álvaro leyeron cartas dedicadas a él.

Para terminar, se desarrolló una ofrenda floral durante la cual los compañeros y amigos de Álvaro se acercaron a un improvisado altar, donde se había depositado una corona de flores, para dejar las velas y flores que llevaban.

Un aplauso espontáneo cerró la concentración, a la que asistió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien durante todo el homenaje permaneció junto a la madre y la hermana de la víctima, a la que agarraba del brazo.

Aguirre le dijo a la hermana de Álvaro: "Tenéis que cuidar mucho a vuestra madre, porque primero quedó viuda y ahora ha perdido a tu hermano…"

El director del colegio, Juan Antonio Perteguer, explicó que se trataba de un acto de reivindicación para que no vuelva a ocurrir lo que le ha pasado a Álvaro.

En su opinión, "todos son responsables, la Comunidad, el Ayuntamiento, el Gobierno y los locales de ocio". "Deberían unirse para no vuelva a suceder", concluyó. EFE

lr.pb.jcf//rjc