Quantcast

Con Clinton y Gates en cartera, Obama perfila su "Equipo de Rivales"

Paco G.Paz

Washington, 21 nov (EFE).- El presidente electo Barack Obama, un ávido lector de Abraham Lincoln, va camino de seguir las enseñanzas de su ídolo con la formación de un Gobierno con algunos "rivales", en el que se da por seguro que estará Hillary Clinton y, quizás, el republicano Robert Gates.

La elección de Hillary Clinton, con quien compitió en las primarias demócratas, revela que Obama está dispuesto a cumplir con su promesa de traer a Washington una nueva forma de hacer política, en línea con el que ejemplo que dejó Lincoln, cuando ofreció varios puestos del Gobierno a sus ex rivales en la campaña por la candidatura republicana a la Presidencia en 1860.

Su determinación a rodearse de un "equipo de rivales", término que se acuñó durante la presidencia de Lincoln, no sólo queda probada con la oferta a Clinton, o la posible elección de Gates para que permanezca en la Secretaria de Defensa, sino que podría invitar a otros ex contrincantes.

El actual secretario de Defensa del gobierno de George W. Bush podría continuar en el cargo de manera transitoria, con objeto de facilitar el cambio de Ejecutivo en una situación bélica como la actual, con dos guerras abiertas: en Irak y Afganistán.

El hecho de que el equipo de Obama no se haya pronunciado al respecto revela que no está decidido, pero tampoco descartado, que vaya a elegirse a Gates, a quien se considera una voz moderada dentro del equipo de seguridad de la actual Casa Blanca.

La permanencia de Gates durante un tiempo limitado, no todo el mandato, daría tiempo a que el futuro secretario de Estado de Defensa pudiera, quizás desde una posición de segunda fila, conocer los entresijos del Pentágono e incluso ir formando su propio equipo.

Pero lo que sí parece un tema cerrado, a tenor de las filtraciones que han aparecido hoy en prensa, es la elección de Hillary Clinton para secretaria de Estado, el cargo de mayor visibilidad y prestigio del Gobierno, después del de presidente.

Fuentes del equipo de campaña de Obama han informado de que Hillary tiene el "camino despejado" para acceder al cargo. El anuncio está previsto que se realice después del "Día de Acción de Gracias", la importante festividad estadounidense que se celebra el próximo jueves 27 de noviembre.

La elección final de Hillary no ha sido fácil para Obama, no sólo porque durante el intenso proceso de elecciones primarias sufrió críticas despiadadas de su rival por su supuesta inexperiencia, sino por la posible incompatibilidad que genera la fundación presidencial de su marido, Bill Clinton.

El que fuera presidente de EEUU entre 1993 y 2001 está embarcado desde hace años en una ambiciosa labor de filantropía a través de la Fundación Clinton, que recaba cientos de millones de dólares de donantes de todo el mundo, muchos de ellos bajo el anonimato.

A ello se unen las conferencias y actividades de asesoramiento que realiza, por elevadas sumas de dinero, para otros Gobiernos, algunos de los cuales Hillary tendría que visitar como jefa de la diplomacia estadounidense.

El equipo de Obama ha estado analizando estas posibles incompatibilidades, pero según recoge la prensa hoy, el nombramiento está ya decidido después de que Bill Clinton haya aceptado revelar su listado de donantes, así como pedir autorización a la Casa Blanca antes de aceptar una conferencia o futuras donaciones.

Otro ejemplo fue la decisión de tender la mano a su contrincante en las elecciones, el republicano John McCain, con quien se reunió la semana pasada, o de perdonar la 'infidelidad' del senador Joe Lieberman, a quien los demócratas le dejaron mantener uno de sus puestos en la Cámara Alta pese a haber hecho campaña por McCain.

Para Obama, el modelo de rodearse de un "equipo de rivales" es la mejor manera de distanciarse de la forma de hacer política de las últimas cuatro décadas.

"Encuentro muy útil la manera como Lincoln afrontó su tarea de Gobernar. Creo que hay en ella mucha sabiduría e humildad", dijo el propio Obama, hace unos días, al programa "60 minutes", de CBS.

Y es que Obama, como Lincoln, está de acuerdo con el dicho que reza "a los amigos, hay que tenerlos cerca. Pero a los enemigos, más". EFE

pgp/mla/pdp