Quantcast

Cardenal Amigo considera la agresión a la mujer "especialmente reprobable"

Sevilla, 21 nov (EFE).- El cardenal de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, asegura que la violencia de género "es especialmente reprobable" porque va "unida a una tortura cruel, tanto física como moral, que acaba destruyendo a la persona y degrada las relaciones afectivas, matrimoniales, familiares y sociales".

Amigo Vallejo sostiene en una carta pastoral alusiva al Día de la Mujer Maltratada que estas agresiones constituyen "una violencia y una tortura moralmente inaceptables, inhumanas y delictivas".

El prelado hispalense advierte de que la violencia "es siempre una agresión injustificable, que no necesita apellido alguno para ser inadmisible y merecedora del mayor de los desprecios".

En su opinión, "no basta reconocer que el hombre y la mujer tienen igual dignidad y están sujetos a los mismos derechos, sino que se ha de tener en cuenta la peculiar identidad de la mujer, así como el valor de la complementariedad y de la ayuda recíproca que el hombre y la mujer deben prestarse, especialmente en el matrimonio".

El cardenal de Sevilla asegura que la Iglesia siempre ha reconocido esta valoración de la dignidad de la mujer, "condenando cualquier limitación de sus derechos y, de una forma especial, denunciando la vejación que pueda sufrir a causa de su condición femenina".

Considera "repudiable" la violencia machista, "porque a la maldad de la agresión, se añade la villanía de ver destruir a la persona, sobre todo a la mujer, con la que había unos vínculos afectivos" y afirma que esta violencia de género "es un perverso atentado al matrimonio que, en principio, es la máxima expresión de una mutua y libre elección".

Amigo Vallejo recuerda que también hay que denunciar la violencia en el seno de los noviazgos y en las convivencias extramatrimoniales y destaca que los niños son víctimas particularmente sensibles y, en muchos casos, "son testigos de los malos tratos, de los gritos, del llanto de la madre". EFE

am/ja/jrr