Quantcast

Los europeos se casan cada vez más tarde y se divorcian con más frecuencia

Bruselas, 21 nov (EFE).- Los europeos se casan de media dos años más tarde que hace dos décadas, se divorcian con más frecuencia y tienden a construir cada vez más núcleos familiares monoparentales y de distintas nacionalidades, según los datos facilitados hoy por la Comisión Europea.

Las parejas han retrasado en dos años su primer matrimonio con respecto a la pasada década de los 90, a la par que se ha elevado la edad media para las mujeres de 24,8 a 27,4 años y para los hombres de 27,5 a 29,8.

El divorcio es cada vez más frecuente, en concreto el doble que en la década de los años 70 y en cerca del 20 por ciento de los matrimonios uno de los cónyuges ya ha estado casado y repite en segundas nupcias.

La cohabitación sin contraer matrimonio es también cada vez más común, hasta el punto de que un significativo número de niños nacen de padres que no están casados: en la mayoría de estados miembros entre el 25 y el 50%.

Sin embargo, la mayor parte de los hijos residen en hogares encabezados por una pareja (el 80%, en 2001); si bien la proporción de núcleos monoparentales (en especial, mujeres) es creciente (un 14%).

Otro de los nuevos rasgos de las familias europeas es la mezcla de nacionalidades. Cada vez son más las parejas mixtas (procedentes de distintos países): entre el 12% y el 15% en Alemania, alrededor del 20% en Bélgica y Austria y entorno al 25% y al 30% en Estonia, Luxemburgo y Chipre.

La participación de la mujer en la vida laboral fuera del hogar se ha convertido también en una característica de las actuales familias europeas.

La brecha existente entre las tasas de empleo de hombre y mujeres de edades comprendidas entre los 25 y los 49 años se ha reducido a la mitad con respecto a la década de los 90, aunque el empleo femenino tiende al tiempo parcial más que a la jornada completa.

Estar embarazada o tener hijos ha dejado de percibirse como un "obstáculo insalvable" para que una mujer trabaje. De hecho, aquellos países que tienen tasas elevadas de empleo femenino también suelen presentar un perfil de fertilidad alto, asegura la CE.

También se han producido cambios significativos en relación a la composición de los hogares, que han pasado de los 3,3 miembros de media en 1960 a los 2,4 en 2003.

En 2005, en el 27,7% de las casas vivía una sola persona (muchas de ellas mayores de 80 años), casi la misma proporción que de hogares habitados por una familia (dos o más adultos con niños a su cargo).

La publicación de estas cifras se enmarca dentro del segundo foro sobre demografía que la CE celebra el lunes y el martes próximos en Bruselas.

El encuentro permitirá examinar los últimos desarrollos demográficos registrados en la UE con la intención de ajustar las políticas en vigor a las nuevas necesidades. EFE

mrn/jc