Quantcast

El fiscal pide 20 años para dos jóvenes por asesinar a otro en una discoteca

Barcelona, 21 nov (EFE).- La Fiscalía pide una condena de veinte años de cárcel para dos jóvenes, uno de ellos hincha radical del Barça y ex miembro de la banda que amenazó a Josep Laporta, acusados de haber asesinado a otro en la discoteca "Nick", de Barcelona, la Nochebuena de 2005.

Un jurado popular juzga desde hoy en la Audiencia de Barcelona a Carlos M., alias "Carlitos", y a Ernesto Delgado, conocido como "Garbi", por el asesinato a navajazos de un cliente de la discoteca "Nick", situada en la avenida Madrid de Barcelona, a quien ni siquiera conocían.

Según mantiene provisionalmente la Fiscalía, el origen del crimen fue una discusión en la que se enzarzaron "Carlitos" y la víctima, Ismael L., que en ese momento se disponía a abandonar el local.

Ya en la calle, los acusados atacaron por sorpresa a la víctima a puñetazos y le apuñalaron con sendas navajas de once centímetros de hoja, en el abdomen y por la espalda, sin que el joven tuviera posibilidad de reaccionar.

La Fiscalía solicita que los procesados sean condenados a pagar una indemnización de 300.000 euros a los padres de la víctima, que tenía 30 años cuando murió.

La familia del fallecido, que ejerce la acusación particular en la causa, solicita también 20 años de prisión para los autores del crimen, cuyas defensas piden que sean absueltos alegando que no tienen relación alguna con el asesinato.

Por este crimen se encuentra en prisión provisional "Carlitos", quien acumula varias condenas por tráfico de drogas, robos, hurtos y tenencia ilícita de armas.

El acusado, integrante del grupo de seguidores radicales del Barça "Casuals", que forman parte de los "Boixos Nois", está además supuestamente vinculado a una red dedicada al secuestro, la extorsión y el tráfico de drogas a la que se atribuyen las amenazas sufridas por el presidente del Barcelona, Joan Laporta.

Esa banda, que fue desarticulada por los Mossos d'Esquadra en marzo de 2004, secuestraba a los narcotraficantes, les agredía con gran violencia y les robaban la droga, que era introducida en el mercado negro por miembros de la misma organización. EFE.

rg/mg/is