Quantcast

Grupos humanitarios consideran insuficiente acción de la ONU en este de Congo

Goma (R.D.Congo), 21 nov (EFE).- Los grupos humanitarios que trabajan en el este de la República Democrática del Congo (RDC) consideran insuficiente la actuación de la Misión de la ONU (MONUC) en este país, pese a la reciente decisión del Consejo de Seguridad de la organización de elevar a 20.000 el número de "cascos azules".

"La MONUC no hace casi nada, son meros observadores y cuentan con unos medios técnicos y humanos muy pobres, casi de vergüenza", dijo hoy a Efe en Goma, la capital de la provincia oriental de Kivu Norte, Juanjo Aguado, religioso católico español que trabaja en un proyecto educativo del Servicio Jesuita para los Refugiados.

Para él, "lo único que hacen bien" los militares de la MONUC, la mayor misión de mantenimiento de la paz de la ONU en el Mundo, "es el control de la ciudad de Goma, porque los soldados que están en el campo, completamente aislados, son indios y paquistaníes que desconocen el terreno, la situación y, por supuesto, el idioma".

"No tienen una idea general de la situación y falta claridad en el mandato de la MONUC", agregó Aguado, al tiempo que explicaba que "se trata de una guerra a fuego lento, con combates todos los días en algún lugar, entre grupos armados que campan por toda la región de Kivu".

Sobre el alto el fuego declarado el pasado 29 de octubre por los rebeldes tutsis congoleños del Congreso Nacional para la Defensa del Pueblo (CNDP), recordó que "es unilateral, ellos mismos no lo respetan y los otros (el Ejército y las milicias locales mai-mai) no lo aceptan".

El CNDP, que lidera Laurent Nkunda, declaró el alto el fuego después de haber ocupado gran parte de Kivu Norte y situarse a las puertas de Goma, y posteriormente se ha retirado de diversos frentes a la espera de unas negociaciones con el Gobierno, presidido por Joseph Kabila, que promueve Naciones Unidas.

"Soy defensor de las fuerzas de paz, pero no así, porque cuando la situación se pone muy caliente ponen la tapa, pero no logran apagar el fuego", concluyó el jesuita español.

En consonancia con la opinión de Aguado, el portavoz de Intermón Oxfam para la RDC, José Luis Barahona, señala en una nota remitida hoy a Efe que la decisión de reforzar con otros 3.000 soldados y policías la MONUC, "no basta para solucionar la crisis en el terreno y no debe encubrir la urgente necesidad de intervenir más rápidamente".

"Hay vidas en peligro y miles de personas están sufriendo debido a los combates y la inseguridad crecientes", dice Barahona, por lo que pide a la Unión Europea que "responda rápidamente con su contingente especial en estado de alerta, creado exactamente para responder a este tipo de crisis".

Hasta que lleguen los soldados de la ONU, que Oxfam considera que pueden tardar tres o cuatro meses, pide "una inyección rápida de tropas europeas, con un mandato claro para impedir la continuación de los combates y ayudar a la protección de los civiles".

La situación en Kivu Norte, según explicó a Efe el vicegobernador de la provincia, Feller Lutaichirwa, "es realmente preocupante, con 250.000 desplazados (en los cuatro últimos meses), muchos de ellos errantes y a los que es muy difícil llegar con ayuda".

El cólera, endémico en Kivu, según Lutaichirwa, se ha detectado en la mayor parte de localidades de la provincia y podría propagarse y crear una situación de auténtico peligro si prosiguen los combates, ahora prácticamente paralizados.

Sin embargo, manifestó su confianza en que, con el apoyo de la comunidad internacional y una negociación en la que entren todos los grupos armados y el Gobierno de Kinshasa, "la paz se puede lograr". EFE

cll/cho/cla