Quantcast

Ahaztuak: no hay voluntad política para que jueces locales sigan investigando

Bilbao, 21 nov (EFE).- La asociación 'Ahaztuak 1936-1977' ha afirmado hoy que la inhibición del Juez Baltasar Garzón a favor de los juzgados territoriales en la causa contra el franquismo no impediría seguir con las investigaciones siempre que hubiera voluntad política pero, ha precisado, "no la hay".

Durante una rueda de prensa celebrada esta mañana en Bilbao, Marcelo Álvarez, portavoz de esta asociación de "Víctimas del golpe de Estado, de la represión y del régimen franquista" ha señalado que en el último auto de Garzón "hay sombras, pero sigue habiendo muchas luces".

El martes 18 de noviembre, el magistrado de la Audiencia Nacional extinguió la responsabilidad penal del dictador Francisco Franco tras comprobar su fallecimiento y remitió la causa en la que investiga las desapariciones en la Guerra Civil y del franquismo a los juzgados territoriales en los que se encuentren las fosas.

Álvarez ha dicho que esta inhibición viene "forzada por las presiones" que se han efectuado desde varios mecanismos como la Fiscalía, los medios de comunicación estatales, los políticos -ha hecho referencia a un pacto de Estado entre PSOE y PP en torno a esta cuestión- y a la Iglesia, para "dar marcha atrás" en la investigación.

En este sentido, ha agregado que, desde 'Ahaztuak' (Olvidados), "no entendemos cómo se pone sobre las espaldas de los jueces locales las responsabilidades de lo que otros jueces con más poder se han negado y se niegan a hacer".

No obstante, según ha recalcado Álvarez, la derivación a los juzgados locales es un "paso atrás" pero no impide a estos magistrados seguir con las indagaciones para, de ese modo, poder "llegar a la verdad, la reparación y la justicia" pero, ha precisado, "el elemento más criticable de todo este asunto es la falta de voluntad política".

Así mismo, Álvarez ha hecho hincapié en la necesidad de "juzgar en su conjunto los crímenes franquistas" para no centrar la atención únicamente en los niños perdidos del franquismo, "un elemento nuevo" que ha aparecido en la resolución de Garzón y que, según ha dicho, muchos están utilizando como "señuelo o distracción".

"Se trata de crímenes dolorosos y brutales", ha aclarado pero ha añadido que "no deben quedar al margen del resto de violaciones de derechos" y han de investigarse junto con otros elementos como las fosas o las sustracciones de bienes, ha indicado.

Además, Álvarez ha criticado la "dejadez" de todos los partidos políticos, "tanto de izquierdas como de derechas", que "30 años después y demasiado tarde", comienzan a quitar los elementos de simbología franquista colocados en las calles.

El portavoz de esta asociación ha afirmado que "no se pueden generar expectativas a gente que lleva arrastrando desde hace 70 años la falta de sus familiares" para luego, "de la noche a la mañana volver a decir, como están diciendo muchos, que esto ya no tiene recorrido".

"Ésta es la enésima bofetada que se da a los derechos de las víctimas del franquismo", ha concluido. EFE

vd