Quantcast

Víctimas insisten en castigo para responsables de genocidio en Guatemala

Guatemala, 20 nov (EFE).- Las víctimas del conflicto armado, que sufrió Guatemala entre 1960 y 1996, insistieron hoy en su reclamación de que se aplique la justicia contra los responsables del genocidio en el país centroamericano.

Al término del V Encuentro sobre Racismo y Genocidio, celebrado durante dos días en el Paraninfo Universitario en la capital, los representantes de 101 organizaciones sociales y supervivientes de la guerra pidieron que se castigue a los militares acusados de violaciones de los derechos humanos.

"La exigencia principal es que se conozca la verdad de lo que ocurrió en el pasado y se haga justicia por las gravísimas violaciones", dijo a Efe el director del Centro de Acción Legal para los Derechos Humanos (Caldh), Mario Minera, uno de los organizadores del evento.

En la "declaración política" del encuentro se insiste en la necesidad de la aplicación de la justicia en contra de los responsables de los delitos de lesa humanidad, y se reconoce la resistencia de los pueblos indígenas ante la constante falta de respeto a sus derechos.

Reiteraron que en el genocidio que se perpetró en Guatemala "intervinieron no solo elementos puros de racismo, sino políticas del Estado para lograr la usurpación de territorios, el despojo de tierra y el saqueo de los recursos naturales".

Minera advirtió que el desalojo y despojo de las tierras a los campesinos, a fin de instalar proyectos hidroeléctricos en Guatemala, se están constituyendo en amenazas de un "nuevo genocidio" porque persiste el racismo y la incapacidad del Estado para proteger los derechos colectivos.

La declaración sostiene que el Estado sigue siendo "racista, discriminador y excluyente", porque los pueblos indígenas "siguen siendo despojados de sus tierras y excluidos de toda posibilidad de desarrollo humano con dignidad".

Además, expresa que el incremento de las fuerzas militares que pretende el Gobierno es "una muestra inequívoca" del incumplimiento de los Acuerdos de Paz firmados el 29 de diciembre de 1996, que pusieron fin a la guerra.

Los supervivientes y activistas humanitarios hicieron un llamamiento para luchar por la verdad, la justicia y la memoria histórica de las víctimas y el castigo a los violadores de los derechos humanos.

También pidieron al Estado la depuración de todas las fuerzas de seguridad y que se desclasifiquen todos los archivos para que se conozca la verdad del pasado.

En Guatemala, según la Comisión del Esclarecimiento Histórico (CEH), se cometieron al menos 669 casos de asesinatos, 626 de los cuales fueron perpetrados por militares.

La guerra interna de 36 años dejó unas 200.000 víctimas, entre muertos y desaparecidos. EFE

oro/lbb/cpy/jip