Quantcast

Cierra la campaña electoral que redefinirá el mapa político venezolano

Caracas, 20 nov (EFE).- La campaña para los comicios regionales del próximo domingo en Venezuela, en los que estarán en disputa puntos claves para redefinir el mapa político del país, se cerró hoy.

Durante esta semana, e incluso este jueves, oficialismo y oposición han celebrado actos proselitistas en las distintas regiones antes de concluir la campaña, que culmina oficialmente mañana, viernes, a las seis hora local (10.30 GMT).

Cerca de 17 millones de venezolanos han sido convocados a las urnas el próximo domingo para elegir a 22 gobernadores, 328 alcaldes y 233 legisladores provinciales, de entre casi 5.000 candidatos.

La campaña ha estado marcada por la presencia del mandatario venezolano, Hugo Chávez, quien con un agresivo discurso lideró la promoción de sus candidatos, especialmente en las regiones en las que el "chavismo" presentaba supuestas debilidades de cara a los comicios.

Este ha sido el caso de los estados de Zulia y Carabobo, que fueron visitados por el gobernante hasta en tres ocasiones en los últimos dos meses y en los que encabezó mítines junto a sus candidatos, inauguró obras públicas y puso en marcha otras.

También la región central de Miranda, que alberga a cuatro de los cinco municipios de Caracas y en la que el oficialista y hombre de confianza de Chávez, el actual gobernador Diosdado Cabello, busca la reelección.

Zulia está en manos del líder opositor Manuel Rosales, gobernador reelegido de la región y ahora candidato a la Alcaldía de su capital, Maracaibo, y es una de las dos únicas gobernaciones que el oficialismo perdió en los comicios de hace cuatro años.

Rosales ha sido el principal foco de los ataques del gobernante venezolano, que le ha llamado "corrupto, narcotraficante", y le ha jurado "cárcel" para que pague por los presuntos desmanes que ha cometido en los ocho años que lleva al frente del gobierno regional.

Carabobo es gobernada por el ex-chavista Luis Acosta Carles, quien aspira a la reelección y quien otrora fuera hombre de confianza de Chávez.

Acosta Carles fue marginado de las filas del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) por el propio Chávez, quien lo ha tildado de "traidor, vendido", y le ha vaticinado como destino "el basural de la historia".

Analistas locales coinciden en que otros "puntos calientes" cuyos resultados redefinirán el mapa político, hasta ahora dominado por el oficialismo, son las regiones de Anzoátegui, Aragua, Lara, Táchira, Guárico y Barinas, éste último el estado natal de Chávez.

La presencia de Chávez en la campaña por las regionales ha sido calificada por la oposición como un signo de la "debilidad" de los candidatos oficialistas, quienes "no sacarían ni un voto" sin el cobijo del gobernante, según dijo a Efe el aspirante opositor a la gobernación de Miranda, Henrique Capriles.

La variopinta oposición, que asegura haber alcanzado acuerdos de unidad en más de un 90 por ciento de las regiones y municipios, ha denunciado el presunto abuso de poder en el que habría incurrido Chávez, al utilizar los medios públicos y las transmisiones en cadena de radio y televisión para promover a sus candidatos.

Chávez y sus aliados han rechazado las denuncias opositoras y han respondido que el "desequilibrio informativo" ha estado sólo en la mayoría de los medios privados, a los que tildan de actuar como factores de oposición.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ha anunciado la apertura de un expediente a la estatal Venezolana de Televisión (VTV) por haber incurrido presuntamente en un delito de violación de la ley de propaganda.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, ha garantizado la transparencia de las elecciones, que por primera vez estarán totalmente automatizadas, y ha llamado a la población a participar masivamente en el proceso.

Lucena resaltó hoy ante parte de los más de 130 observadores internacionales que presenciarán las elecciones la fiabilidad del sistema automático de votación, así como del tradicional plan de seguridad República, que ha movilizado a unos 140.000 efectivos por todo el país. EFE

gf/eb/chs (foto)