Quantcast

Napolitano, una política curtida y experta en la seguridad fronteriza

Washington, 20 nov (EFE).- La gobernadora de Arizona, Janet Napolitano, que suena como la próxima secretaria de Seguridad Nacional, es una política experimentada que en los últimos años se ha curtido en los temas fronterizos y la inmigración ilegal.

Janet Napolitano no desea, por el momento, cambiar de empleo, pero el presidente electo, Barack Obama, podría cambiarle los planes si se confirma que es la elegida para hacerse con el departamento de Seguridad Nacional.

De aceptar el cargo, Napolitano, de 50 años, tomaría las riendas de un Departamento de Seguridad Nacional (DHS) inmerso en una serie de retos.

En la actualidad, el Departamento está dirigido por Michael Chertoff, quien ha sido objeto de incesantes críticas por asuntos como la detención indefinida de extranjeros indocumentados y las redadas contra éstos en los centros de trabajo.

Este departamento fue creado en 2003 a la sombra de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, en lo que supuso la mayor fusión de diversas agencias de seguridad desde la Segunda Guerra Mundial.

La agencia cuenta con 200.000 trabajadores y un presupuesto anual de 32.000 millones de euros, y tiene jurisdicción en asuntos como la defensa nacional, respuestas a atentados y emergencias naturales, el combate a la inmigración ilegal, y la seguridad de las fronteras.

Son, por lo demás, asuntos con los que Napolitano ya tiene experiencia.

Napolitano gobierna un estado fronterizo considerado como el "epicentro" del combate contra la inmigración ilegal, y durante su mandato ha procurado estrechar los lazos de cooperación con México.

La gobernadora ya lleva dos mandatos en este Estado, considerado un bastión republicano, y fue una de las primeras mujeres en respaldar la candidatura presidencial de Obama.

De hecho, participó en actos de campaña a favor de Obama y ahora forma parte del equipo de 12 personas que asesora al presidente electo en la transición para el relevo de Gobierno el próximo 20 de enero.

La portavoz de Napolitano, Jeanine L'Ecuyer, ha dicho que la gobernadora "no está buscando un nuevo empleo", y la propia gobernadora se encargó de reiterar, durante su encuentro semanal de los miércoles con los periodistas, que se siente a gusto en su responsabilidad actual.

Pero todo parece indicar, según fuentes cercanas a la gobernadora, que ésta difícilmente rechazaría la oferta de Obama, si se produce.

El nombre de Napolitano también fue mencionado para el cargo de secretario de Justicia, un puesto que, según se supo de forma extraoficial, ha sido ofrecido a Eric Holder.

Con su característico mechón blanco en una encanecida cabellera, Napolitano no es ajena a la controversia puesto que, en 1991, fue parte del equipo legal que representó a Anita Hill, quien acusó a Clarence Thomas, entonces candidato a juez del Tribunal Supremo, de acoso sexual.

Hill no logró descarrilar la confirmación de Thomas y, durante su propio proceso de confirmación como fiscal federal, en 1993, Napolitano se negó a divulgar información sobre sus conversaciones con Susan Hoerchner, una testigo en el caso de Hill contra Thomas.

Si acepta la propuesta de Obama, ello haría que la gobernación del estado cayera inevitablemente en manos de la secretaria de Estado de Arizona, la republicana Janice Brewer.

Así, los tres poderes del gobierno estatal de Arizona quedarían firmemente bajo control republicano.

Napolitano ganó la gobernación del estado de Arizona en 2002 con el 47 por ciento del voto, contra su rival republicano, el ex legislador Matt Salmon, que recibió el 44 por ciento del voto.

Una biografía colocada en su página de internet indica que Napolitano fue seleccionada por la revista "Time" como una de los cinco gobernadores más destacados del país.

Antes de asumir el cargo de máxima autoridad de Arizona, Napolitano ya había hecho historia al convertirse en la primera fiscal general del estado en 1998, cargo al que llegó después de ser designada fiscal federal.

Napolitano, que cumplirá 51 años el próximo 29 de noviembre, nació en la ciudad de Nueva York y se crió en Pittsburg (Pensilvania) y Albuquerque (Nuevo México).

Cursó sus estudios en la Universidad de Santa Clara, en California, y en la Facultad de Leyes de la Universidad de Virginia. EFE

mp/pgp/rt