Quantcast

Los operadores máquinas estudian querellarse contra el gremio de los bares

Barcelona, 20 nov (EFE).- Las empresas operadoras de máquinas recreativas en Cataluña han rechazado las acusaciones de fraude que hoy ha denunciado el Gremio de restauración de Barcelona, y han adelantado que estudiarán si adoptan alguna acción legal contra este sector por generar "confusión" y poner en duda su "honorabilidad".

La totalidad de las asociaciones de empresas recreativas -Andemar, Europer, Acomar, Grecojoc y Acordjoc- ha negado este fraude, por medio de un comunicado, y ha asegurado que las compañías del sector del juego son "garantía de un correcto funcionamiento y cumplimiento de la legalidad".

Así, indican que las relaciones contractuales entre los operadores y los propietarios de los bares están reguladas por acuerdos específicos en cada caso, no por acuerdos colectivos con el sector, dentro de los parámetros que marca la administración catalana, con la que, subrayan, mantienen una relación "correcta" y de "colaboración", aunque en ocasiones haya habido ciertos "desencuentros", han reconocido.

El Gremio de Restauración de Barcelona ha denunciado que los casi 24.000 bares y restaurantes catalanes son víctimas de un fraude de cerca de 22 millones de euros al año por parte de las operadoras de las máquinas tragaperras, por lo que han pedido poder explotar directamente las máquinas recreativas.

Los operadores de las máquinas recreativas afirman que la relación con los establecimientos de restauración es "satisfactoria" y que no se han producido litigios entre ambos sectores que consideran "complementarios", y que así ocurre en la totalidad de comunidades autónomas y en otros países.

Los operadores de máquinas señalan que el 70% del dinero que los usuarios juegan en las máquinas tipo B -las habituales en los bares- se retornan en forma de premio, y que el resto es el porcentaje que comparten el propietario del establecimiento y la empresa dueña de las maquinas. EFE

saf/mg/jrr