Quantcast

El Parlamento iraquí no logra ponerse de acuerdo sobre el pacto con EEUU

Bagdad, 20 nov (EFE).- El Parlamento iraquí vivió hoy una sesión llena de discusiones y de tensión sobre el pacto de seguridad entre EEUU e Irak, que fue suspendida por las protestas de los diputados del bloque chií Sadr, según la cadena de televisión Al Iraqiya.

Los miembros del bloque Sadr se quejaron de que se estudie el borrador de ese acuerdo, que regulará la presencia de tropas extranjeras en Irak a partir de 2009, sin que antes se haya elaborado una ley que permita al Consejo de Ministros aprobar pactos con otros países.

Los diputados de Sadr expresaron su disconformidad golpeando sus asientos en la Cámara, lo que causó que se pospusiera la lectura del borrador hasta la próxima semana, cuando se espera que el ambiente esté más calmado, explicó la cadena.

La segunda lectura del borrador, la primera se produjo el martes pasado, podría llevarse a cabo el próximo domingo o el martes, con lo que aún no se sabe qué ocurrirá con la votación del texto, que en principio estaba programada para el lunes.

Por otro lado, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, advirtió en una rueda de prensa de que si el Parlamento no aprueba el acuerdo, la única opción será pedir al Consejo de Seguridad de la ONU que prolongue el mandato otorgado a las fuerzas multinacionales en Irak, que expira a finales de este año, con algunas reformas.

Al Maliki dijo que si no se acepta la prolongación del mandato de las tropas extranjeras, éstas perderán la cobertura legal para su despliegue en el país.

El primer ministro criticó, además, a los políticos que rechazan el acuerdo de seguridad porque, según él, sus objeciones sobre la puesta en libertad de los presos y la ley de amnistía general no están relacionadas con el acuerdo de seguridad, sino con los asuntos internos del país.

Al Maliki defendió el pacto porque "tiene varias ventajas para el país como la protección que el Gobierno de EEUU ofrecerá a los fondos iraquíes en el extranjero".

Asimismo, explicó que con la aplicación del acuerdo se pondrá fin al trabajo de las compañías de seguridad privadas extranjeras en Irak, cuya labor no estará permitida a no ser que obtengan un permiso del ministerio de Interior iraquí. EFE

am/hh/ssa/chs