Quantcast

El partido de Chávez exige a la oposición un compromiso ante las elecciones

Caracas, 20 nov (EFE).- El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) del presidente Hugo Chávez exigió hoy a la oposición "un pronunciamiento contundente" sobre si acatará o no los resultados de las elecciones municipales y regionales del próximo domingo.

Hasta ahora, solo de unos pocos dirigentes opositores se han escuchado pronunciamientos en ese sentido, porque la mayoría condiciona la aceptación o el rechazo a que el resultado le sea favorable, dijeron en rueda de prensa las dirigentes del PSUV Vanessa Davies y Blanca Eekhout.

"El mensaje de una dirigencia responsable es que se va a acatar lo que diga el CNE (Consejo Nacional Electoral), sea o no favorable" al grupo político que se representa, pero "no hemos escuchado todavía un apoyo irrestricto y contundente", dijo Davies.

Añadió que "la militancia opositora merece respeto y una dirigencia mucho más responsable; merece que se diga que puede confiar en las autoridades electorales, porque si no se puede confiar no entendemos cómo van a ir" a las elecciones, remarcó.

En previsión de que la oposición "grite fraude", Chávez llamó a sus seguidores a ocupar las calles tras la votación.

"El domingo a organizarse y después de votar todo el mundo a la calle", exhortó el gobernante hace dos días.

"La oposición, apoyada por el imperio yanqui, está planificando el desconocimiento de los resultados, pero el pueblo y la Fuerza Armada con el pueblo son garantía de paz y de que se respetará la voluntad popular", añadió el gobernante en un mitin del PSUV.

Chávez explicó que ante la perspectiva de una "aplastante derrota", la oposición va a "gritar fraude" y a reproducir el modelo aplicado en Nicaragua que, "siguiendo instrucciones de Washington, desconoció los resultados, lo que dio lugar a violentos disturbios".

Eekhout añadió que la oposición venezolana "tiene aún unas horas" para pronunciarse al respecto y que para ello, tanto los votantes opositores como oficialistas, esperan que utilice "casi el 99 por ciento de la prensa escrita, el 95 por ciento de las radios y más del 90 por ciento de la televisión que es privada en Venezuela".

"El problema no es que sea privada; el asunto es que está absolutamente orientada a desestabilizar al país", lo que podrá desmentir si llama a acatar lo que diga el CNE, insistió Eekhout.

Enrique Márquez, vicepresidente de Asuntos Organizativos del partido Un Nuevo Tiempo (UNT), uno de los principales de oposición, dijo que "el procedimiento técnico del CNE marcha favorablemente".

"Técnicamente no encontramos ninguna oportunidad de que el CNE, sino cuenta con la complicidad nuestra (…), pueda montar un fraude", declaró Márquez a la emisora privada caraqueña Unión Radio.

El director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, dijo tras una reunión del CNE con representantes de los medios de comunicación que éstos adquirieron el compromiso "ante el pueblo de Venezuela de respetar el resultados".

"Los que pierdan deben reconocer su derrota y los que ganen estarán celebrando", añadió Ravell en nombre de la emisora privada de televisión, que ha sido tildada de "golpista" por el Gobierno.

Las reglas electorales, añadió, "están bien claras", así que "nadie se la quiera dar de vivo violando las normas en las que nos pusimos todos de acuerdo y están suficientemente aclaradas".

María Corina Machado, presidenta de la Asociación Civil Súmate, que en el pasado fue acusada por el Gobierno de actuar como "un CNE paralelo", pidió a los votantes "tener confianza en el voto electrónico, pues el sistema pasó la auditoría y las máquinas no guardan secuencia", por lo que "no hay riesgo sobre el secreto del voto", lo que en su opinión sí ocurrió en elecciones pasadas. EFE

ar/pdp