Quantcast

Un sacerdote afronta la excomunión por apoyar la ordenación de mujeres

Washington, 20 nov (EFE).- El sacerdote católico de Estados Unidos Roy Burgeois, que durante dos décadas ha encabezado protestas contra una academia militar que entrena soldados latinoamericanos, será hoy excomulgado por su apoyo a la ordenación sacerdotal de mujeres.

"He alborotado unos cuantos avisperos antes, pero éste es el más grande de todos: me metí con el patriarcado", dijo a Efe Bourgeois, de 70 años y miembro de la Orden Maryknoll desde su ordenación, hace 36 años.

"Pero yo no puedo seguir luchando contra los abusos cometidos en otros países, contra la injusticia, contra la guerra de Irak sin levantar la voz contra la injusticia que se comete en mi propio país, en mi propia iglesia", añadió.

En Estados Unidos treinta y cinco mujeres ya han sido ordenadas sacerdotes de la Iglesia Católica en los últimos tres años, en sacramentos que el Vaticano repudia.

Hoy, mientras Bourgeois se prepara para marchar al frente de unos 20.000 manifestantes que desfilarán mañana ante Fort Benning, cerca de Columbus, en Georgia, se vence el plazo que el Vaticano le dio para que retire su apoyo a la ordenación de mujeres.

En Fort Benning tiene ahora su sede el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica, heredero de la Escuela de las América en la cual el Ejército de EEUU dio instrucción durante décadas a casi 70.000 soldados y oficiales latinoamericanos, algunos de los se vieron involucrados en torturas, asesinatos, desapariciones y golpes de estado.

Mañana, como ocurre cada año desde 1990, los manifestantes frente a Fort Benning conmemorarán el asesinato en El Salvador de seis sacerdotes jesuitas y dos mujeres, perpetrado por soldados de una unidad entrenada en la Escuela de las Américas, institución que hasta 1991 tuvo su sede en la Zona del Canal de Panamá.

El 9 de agosto pasado, Bourgeois participó en Lexington, Kentucky, en la ordenación sacerdotal de Janice Severe Duszyinska, y a finales de octubre la Orden Maryknoll recibió una carta del Vaticano en la que se fijaba un plazo de 30 días para que el sacerdote repudiara su posición sobre la ordenación sacerdotal bajo amenaza de excomunión automática.

"Todas las mujeres que participamos en este movimiento, y los sacerdotes y obispos que lo apoyan, encaramos esa excomunión", dijo a Efe, Aisha Taylor, del grupo Women's Ordination Conference. "Pero no es la jerarquía eclesiástica quien puede decirme a mí si soy o no soy parte de la comunión católica".

"A Bourgeois lo eligieron como ejemplo", añadió. "El mensaje es 'si castigan a un sacerdote que es tan conocido, mejor que uno lo piense dos veces'".

Bourgeois ya ha contestado al Vaticano y dijo que no se arrepiente ni se arrepentirá de su apoyo a la ordenación sacerdotal de mujeres.

"La conciencia es muy sagrada, es mi conciencia la que me obliga a hacer lo que es correcto", escribió y añadió que "no puedo arrepentirme de mi creencia y de mis declaraciones públicas que apoyan la ordenación de mujeres en nuestra iglesia".

Bourgeois, nacido en Lutcher, Luisiana, fue oficial naval y concluyó su servicio durante la guerra de Vietnam condecorado con Corazón Púrpura.

Después de su ordenación en 1972 vivió y trabajó en Bolivia durante cinco años hasta que lo expulsó la dictadura del general Hugo Banzer.

La militancia de Bourgeois acerca de la política de Estados Unidos en América Latina se acentuó después que, en 1980, un grupo de soldados salvadoreños violó y asesinó a cuatro religiosas estadounidenses. EFE

jab/pgp/pdp