Quantcast

Uno de los diez testigos citados vio cómo murió el ex gerente de la UE Lleida

Lleida, 20 nov (EFE).- El juicio por la muerte del ex gerente de la UE Lleida, Carles Llobera, que falleció en febrero de 2007 en una pelea en un pub de Lleida, ha quedado hoy visto para sentencia tras la declaración de diez testigos, de los cuales sólo uno ha asegurado haber visto cómo sucedieron los hechos.

El fiscal, que inicialmente pedía cinco años de cárcel para el procesado, Nacho J., como presunto autor de un delito de lesiones y otro de homicidio imprudente, ha aceptado una atenuante por reparación de los daños, porque el acusado ya ha pagado 117.000 euros de indemnización, y ha rebajado la petición de pena a cuatro años y tres meses de cárcel.

El ministerio público también pide para el procesado el pago de una indemnización de 360.000 euros para la viuda de la víctima y 60.000 euros para la madre del fallecido.

Durante la sesión de hoy, la mujer del ex presidente del club de fútbol leridano, Xavier Massana, ha sido la única de todos los diez testigos que han prestado declaración que ha afirmado haber visto el gesto que hizo el acusado con la copa que acabó seccionando la yugular de Llobera y provocando que muriera desangrado.

En total, había diez personas citadas, entre amigos de la pandilla de Llobera y amigos del acusado, Nacho J., entorno a los cuales hubo un enfrentamiento que acabó con el fatal resultado.

A pesar de que nueve de los diez testigos citados estaban en el pub en el momento de los hechos, todos, menos la mujer de Massana, han reconocido que no vieron el momento concreto en el que se produjo el corte en el cuello de Llobera o han prestado declaraciones contradictorias con respecto a otras realizadas anteriormente.

Lo único claro de las declaraciones de estos testigos es que se produjo un enfrentamiento verbal entre dos miembros de los dos grupos que había en el pub en el que intervino la ex novia del imputado y ésta acabó recibiendo un empujón por parte de Massana.

Nacho J., o algún miembro de su pandilla, recriminó a Massana que empujara a una mujer y entonces fue cuando, intentando mediar, Llobera se interpuso entre Nacho J. y el ex presidente del Lleida.

El acusado y Llobera quedaron frente a frente, produciéndose entonces el fatal gesto que acabó con la muerte del segundo.

La importancia de dicho gesto es vital para saber si el acusado intentó agredir a Llobera con la copa, provocándole sin querer la muerte, tal y como defiende el fiscal y las acusaciones particulares, o si simplemente se trató de un fatal accidente fortuito y que no hubo voluntad alguna de agresión.

Esta es la versión que alega la defensa, que pide la absolución para el acusado al considerar que la copa estalló de forma involuntaria de la mano de Nacho J., cortándole el cuello a Llobera debido a la proximidad y la presión ejercida por éste, mientras que las acusaciones particulares piden cinco años por un delito de lesiones en concurso con un delito de homicidio imprudente.

Tras estas modificaciones, se han presentado las conclusiones finales, durante las cuales la Fiscal y las acusaciones particulares han insistido en que Nacho J. dio un golpe en la cara con la copa a Llobera a resultas del cual acabó cortándole sin querer la yugular, mientras que la defensa ha remarcado que no ha quedado probado y que hay dudas razonables. EFE.

cll/ja/mg/jad